El viejo faro de Silleiro

El domingo, en la excursión que hice con uno de mis hermanos a los sitios abandonados de Silleiro -ya mencioné aquí ayer la Batería J-4– bajamos también hasta el antiguo faro, que es sin duda el vestigio más ignorado y olvidado de esta zona de ruinas a orillas del Océano. El viejo faro se encuentra en la Punta de las Negras, a 800 metros del nuevo faro, más cerca que éste de la costa y a la derecha de la carretera C-550 si vienes desde Bayona.

Se llega esta él por una pista de tierra que sale de mismo punto que la carretera que sube al nuevo faro y a la Batería J-4, justo antes de esta curva que fotografié hace dos meses. El tramo final de la pista es muy irregular y no es recomendable pasarlo en coche, a menos que uno tenga un 4×4, claro. Las lluvias y las recientes obras de la nueva depuradora, que está justo al lado, han dejado ese camino casi impracticable.

Por lo que he podido averiguar (es muy difícil encontrar información fiable en la red sobre el viejo faro), fue encendido por primera vez el 31 de marzo de 1862, con una planta rectangular de 168 metros cuadrados cimentada en la roca. Al principio tenía una lámpara de mecha, con una óptica Sautter hecha en París y utilizaba aceite vegetal como combustible. La luz era fija. En 1909 se cambió la instalación por una lámpara de petróleo.

En 8 de agosto 1924 se estrenó el nuevo faro a 80 metros sobre el nivel del mar. En la noche del 21 al 22 de diciembre, el nuevo faro sufrió un incendio y el viejo faro tuvo que ser recuperado, siendo usado de nuevo hasta que el 13 de julio de 1925 se puso definitivamente en marcha el nuevo faro.

El estado actual del antiguo Faro Silleiro es ruinoso. El techo ha desaparecido, y de su torre de granito -que estaba del lado del mar- sólo queda la base: los otros dos cuerpos octogonales ya no están. Tiene todas las ventanas selladas, salvo una ventana acristalada que está en la torre, a la que se sube por una estrecha escalera de caracol bastante cochambrosa. El tabique de cierre de la puerta del faro ha sido reventado, y el interior está plagado de basura, de maleza y de pintadas. Hay una repisa que rodea todo el perímetro del faro, pero está medio derruida en su esquina occidental. Es una pena, en fin, cómo se descuidan en Galicia estos restos del pasado.

+ 23 de marzo de 2009: he colgado en Flickr un completo álbum de fotografías de este faro.

Entrada relacionada:

El viejo faro de Silleiro (y 2)

No te pierdas las novedades y contenidos que te interesan. Recibe gratis el boletín diario en tu correo electrónico:

Comentarios:

  1. Marcial

    Muy documentado tu post. Y muy bello el paraje. Las fotos son muy buenas. Aquí en Cádiz y en la provincia hay emplazamientos militares semiabandonados o que han pasado a manos civiles. Antiguas baterías de costa y otras instalaciones (Castillos de Santa Catalina y San Sebastián en Cádiz, enclaves y búnkers de Tarifa, etc.). Los parajes son también muy bellos pero como ocurre también en Galicia, una vez que se fue el Ejército, adiós a todo. Con excepciones, claro. En Cádiz, las murallas (lo que no derruyeron en 1906) están muy bien conservadas.

    Visité hace años Menorce y vi “La Mola”. Impresionante. Me he enterado no hace mucho que es un establecimiento hotelero. Casi me alegro.

  2. A decir verdad, me tiré varias horas buscando información sobre el viejo faro y sobre las ruinas de la batería, me pareció algo interesante pues no hay artículos muy completos en la red sobre el tema, y además encontré webs con datos erróneos (p.ej., dan como fecha de inauguración del nuevo faro el año en que empezó a funcionar el viejo).

    Ya me gustaría poder visitar algún día los archivos del faro, encontré el blog de uno de sus antiguos fareros y seguro que son interesantes.

Opina sobre esta entrada:

Debes iniciar sesión para comentar. Pulsa aquí para iniciar sesión. Si aún no te has registrado, pulsa aquí para registrarte.

En la primera mitad de siglo XX, México vivió una ola de furibundo anticatolicismo promovido por el llamado Partido Nacional Revolucionario (PNR).

En el mundo hay muchos cementerios de coches, pero ninguno es como éste que se puede ver cerca de la ciudad de Düsseldorf, en el oeste de Alemania.

Hay muchos museos militares estatales en el mundo, pero también se pueden encontrar museos privados con contenidos muy interesantes.

En el mundo puedes encontrar faros de los más variados tipos en multitud de costas e islotes, pero donde uno no espera verlos es en mitad de un desierto.

En la historia de las infraestructuras hay construcciones hoy abandonadas y que nunca llegaron a cumplir el fin para el que fueron hechas.

Durante los años de la Guerra Fría, mucha gente vivió con temor el posible estallido de una guerra nuclear, pero no se descuidó la guerra convencional.

Aquí hemos visto muchas veces exploraciones de sitios que fueron escenarios de batallas hace años, pero nunca un lugar de un país que aún está en guerra.