El Parque Natural del Río Barosa

Este domingo estuve en un parajes natural que no conocía y que me encantó: el sendero natural que recorre los molinos de agua situados en las orillas del río Barosa, en la localidad pontevedresa de Barro.

Esta muiñada, como se conoce en Galicia a estos conjuntos de molinos (muíños, en gallego), la forman 17 molinos de agua de piedra situados en los márgenes del río, en una zona con una magnífica cascada, como podéis ver en las fotos. Algunos de los molinos están en ruinas (el que más me sorprendió fue uno cuyos restos están al borde de la cascada, con la piedra de moler casi al borde). Dos de los antiguos molinos están restaurados y funcionan ahora como taperías.

La parte principal del parque está situada en una salida de la carretera N-550. En el punto que indico aquí en Google Maps hay ahora un aparcamiento asfaltado para coches y autobuses. Saliendo de él parte un camino empedrado que baja hacia la cascada y los primeros molinos (puedes ver su ubicación en Google Maps pulsando aquí), entre ellos el más grande de todos, un precioso edificio antiguo que hoy funciona como tapería con el nombre de “Muiñada de Barosa”. Como podéis ver, ayer tenían la chimenea encendida, pues se alcanzaron temperaturas muy bajas en la zona. Al pie de las cascadas hay un viejo molino en ruinas, en cuyo exterior hay una placa a los héroes de la Guerra de la Independencia que bajo el mando de Benito Godoy Araújo, cadete del Batallón Literario Compostelano, atacaron en ese lugar la carroza del mariscal francés Soult, que iba escoltada por 400 soldados del ejército de Napoleón el 4 de marzo de 1809. Los guerrilleros provocando una treintena de bajas a los franceses. A punto estuvo de caer preso el propio mariscal napoleónico en esa acción.


Ver mapa más grande

Para subir a la zona superior del parque hay que recorrer un sendero forestal o, de ir en coche, volver a salir a la N-550, girando a la derecha (en dirección norte) y tomando la siguiente salida un camino asfaltado, pero algo estrecho en algunos de sus tramos (lo he señalado aquí en Google Maps. Por cierto, a medida que subáis veréis a la derecha un pazo espectacular, de piedra, de los más bonitos que he visto. En la zona de arriba del Parque Natural (la he señalado aquí en Google Maps) hay otra tapería ocupando uno de los molinos de piedra, muy bien restaurado: “O Muíño de Valerio”. En esta zona se pueden ver a ocas y gansos libres en torno al río (cuidado, pues me han dicho que a veces se ponen algo bordes y ya sé de alguno al que le ha caído algún picotazo). Junto al puente se pueden ver más molinos, incluido el arruinado que os comentaba más arriba, al que se puede acceder por la ladera de la montaña (eso sí, ojo donde pisáis, que podéis acabar en el río). En esta parte alta del parque grabé este breve vídeo:

Dejando atrás este paraje y tomando la carretera que sube al otro lado del puente se llega a la Iglesia Parroquial de San Verísimo (San Breixo, en gallego), sede de la parroquia del mismo nombre. Es un templo barroco construido en 1603 y reformado en 1763, con una toerre -que se ve desde la carretera- levantada en 1894. Al lado del templo, hacia el sur, hay un cementerio dividido en dos partes independientes: una para tumbas y otra más moderna para nichos. Podéis ver su ubicación en Google Maps pulsando aquí.

No te pierdas las novedades y contenidos que te interesan. Recibe gratis el boletín diario en tu correo electrónico:

Opina sobre esta entrada:

Debes iniciar sesión para comentar. Pulsa aquí para iniciar sesión. Si aún no te has registrado, pulsa aquí para registrarte.

En el mundo hay muchos cementerios de coches, pero ninguno es como éste que se puede ver cerca de la ciudad de Düsseldorf, en el oeste de Alemania.

Hay muchos museos militares estatales en el mundo, pero también se pueden encontrar museos privados con contenidos muy interesantes.

En el mundo puedes encontrar faros de los más variados tipos en multitud de costas e islotes, pero donde uno no espera verlos es en mitad de un desierto.

En la historia de las infraestructuras hay construcciones hoy abandonadas y que nunca llegaron a cumplir el fin para el que fueron hechas.

Durante los años de la Guerra Fría, mucha gente vivió con temor el posible estallido de una guerra nuclear, pero no se descuidó la guerra convencional.

Aquí hemos visto muchas veces exploraciones de sitios que fueron escenarios de batallas hace años, pero nunca un lugar de un país que aún está en guerra.

Los españoles somos muy afortunados de vivir en un país con unos paisajes tan espectaculares, y es de agradecer que un extranjero sepa apreciarlos.