La izquierda española copia la reforma legal chavista introducida en 2004

El asalto socialista a la Justicia en España no imita a Polonia: imita a la Venezuela de Chávez

El asalto al Poder Judicial anunciado ayer por socialistas y comunistas en España ha llevado a algunos a comparar a nuestro país con Polonia.

Lo que casi ningún medio te va a explicar sobre el actual sistema judicial de Polonia
El artículo de la Constitución que el PSOE y Podemos violan con su asalto al Poder Judicial

Pablo Casado dice que la del PSOE y Podemos es «una reforma a la polaca»

Esta mañana, en la sesión de control al Gobierno en el Congreso de los Diputados, el presidente del Partido Popular, Pablo Casado, ha dicho que el cambio legal que promueven el PSOE y Podemos es “una reforma a la polaca”, en referencia a su intención de que los vocales del Poder Judicial se elijan por mayoría absoluta y no por mayoría cualificada de tres quintos. Pues resulta que no es así.

Lo que Casado parece ignorar sobre el poder judicial en Polonia

La principal diferencia entre la reforma que promueven socialistas y comunistas en España y la llevada a cabo por el partido conservador Prawo i Sprawiedliwość (PiS, Ley y Justicia) la ha señalado esta mañana Paweł Jabłoński, subsecretario de Estado el Ministerio de Asuntos Exteriores de Polonia:

Jabłoński comenta que en España “el gobierno cambia las reglas para la elección del KRS local” (en referencia al Krajowa Rada Sądownictwa, el Consejo Nacional de la Judicatura de Polonia). Y añade: “Aún así (como en Polonia) los jueces serán elegidos por el parlamento. Pero en lugar de la mayoría de 3/5 (como en Polonia) debería ser 50% + 1”. Jabłoński señala que la oposición denuncia un ataque a la división de poderes y que “están matando a Montesquieu”, y se pregunta si la vicepresidenta europea Věra Jourová intervendrá como lo ha hecho con Polonia.

Polonia tiene un Consejo del poder judicial menos politizado que el español

Como recordaréis, hace tres años analicé aquí con todo detalle el origen del conflicto judicial en Polonia. Como indiqué entonces, la Constitución polaca de 1997 estableció un sistema de elección del Consejo Nacional de la Judicatura (KRS) muy parecido al del Poder Judicial español. Según el Artículo 187 de la Constitución Polaca, en el KRS hay ocho políticos (4 designados por el Sejm -el Parlamento- y 2 por el Senado, además del ministro de Justicia y de un representante del presidente de la República) y 17 jueces (15 elegidos entre los propios jueces, además del primer presidente del Tribunal Supremo y del presidente del Tribunal Supremo Administrativo). Es un sistema menos politizado que el de España, pues todos los vocales del Poder Judicial español son elegidos por políticos desde 1985, cuando los socialistas aprobaron una nefasta Ley Orgánica del Poder Judicial que liquidó la separación de poderes.

El sistema de elección del Tribunal Constitucional polaco es muy parecido al español

Así mismo, los 15 magistrados del Tribunal Constitucional polaco (TK) son elegidos por el Sejm, como indica el Artículo 194.1 de la Constitución Polaca. Su mandato dura 9 años. Además, el Artículo 194.2 añade: “El Presidente y el Vicepresidente del Tribunal Constitucional serán nombrados por el Presidente de la República de entre los candidatos propuestos por la Asamblea General de Magistrados del Tribunal Constitucional”. Como vemos, se trata de un sistema muy parecido al español. El Artículo 159 de la Constitución Española asigna la elección de los 12 miembros del Tribunal Constitucional (TC) al Congreso (4 miembros), al Senado (otros 4), al Gobierno (2) y al Consejo General del Poder Judicial (2). Pero como el CGPJ está totalmente intervenido por el Parlamento, en la práctica los 12 magistrados del TC deben su elección a influencias políticas.

¿Por qué Bruselas no criticó antes el sistema judicial polaco?

Curiosamente, esa influencia política en la Justicia polaca no generó críticas en Europa, tal vez porque entonces el presidente de Polonia era el socialista Aleksander Kwaśniewski, de la Socjaldemokracja Rzeczypospolitej Polskiej (SdPR, Socialdemocracia de la República Polaca), nombre que tomó en 1990 el antiguo partido único de la dictadura comunista. El SdPR era socio del Partido Socialista Obrero Español (PSOE) en la Internacional Socialista. Además, en el momento de elaborar esa Constitución, el otro partido mayoritario en el Sejm era el el Partido Popular Polaco (socio del Partido Popular de España).

La causa de la crisis judicial en Polonia: una reforma de los socios del PP

El origen del actual conflicto judicial en Polonia se remonta a 2015. En octubre de ese año había elecciones legislativas en el país, y todas las encuestas pronosticaban una derrota del partido gobernante, la Platforma Obywatelska (Plataforma Cívica, PO), y una victoria del PiS. En noviembre y diciembre de ese año terminaba el mandato de cinco magistrados del Tribunal Constitucional. Ante su previsible derrota, en junio de 2015 la PO aprobó una ley para cambiar a esos cinco magistrados antes de tiempo. Sus sustitutos, todos afines a la PO, fueron elegidos en la última sesión parlamentaria antes de las elecciones. Fue una maniobra claramente ilegal, pero Europa no se quejó, tal vez porque la PO es miembro del Partido Popular Europeo y desde diciembre de 2014 el presidente de la Unión Europea era el polaco Donald Task, miembro de la PO.

El conflicto surgió cuando el nuevo gobierno del PiS quiso echar atrás esa reforma de la PO. El mismo Tribunal Constitucional en la que la PO había colocado a cinco magistrados afines echó abajo la contrarreforma de la PiS. Desde entonces, ese problema se ha enquistado, provocando una grave crisis institucional en Polonia, que de momento tiene difícil solución.

La paradoja es que la UE no condenó la maniobra ilegal de la PO para hacerse con el control del Tribunal Constitucional, sino el intento del PiS para deshacer esa maniobra, tal vez porque la UE está controlada por una “coalición” entre el Partido Popular Europeo y los socialistas, coalición que les permite acaparar las instituciones europeas, y el PiS, miembro del Grupo de los Conservadores y Reformistas (ECR), no forma parte de esa coalición. Precisamente, esa alianza entre populares y socialistas es la que hace poco probable que Bruselas tome medidas contra España, a pesar de que la reforma judicial iniciada por socialistas y comunistas dejaría a la Justicia española mucho más intervenida políticamente de lo que lo está la Justicia polaca.

El modelo que proponen el PSOE y Podemos es calcado al de Hugo Chávez

Si Pablo Casado no tuviese tantos complejos frente a la izquierda, debería haber comparado el caso español con lo ocurrido en la Venezuela de Hugo Chávez, pues lo que proponen el PSOE y Podemos en España es lo mismo que hizo ese tirano en el país caribeño, con desastrosas consecuencias para la democracia y para el pueblo venezolano. En Venezuela, el poder judicial lo ejerce el Tribunal Supremo. En 2004 la Asamblea Nacional Venezolana, controlada por el partido socialista Movimiento V República de Chávez, aprobó una nueva Ley Orgánica del Tribunal Supremo de Justicia, con el fin de someterlo al Gobierno.

El Artículo 8 de esa ley asignaba a la Asamblea Nacional la designación de los miembros del Tribunal Supremo mediante una mayoría cualificada de dos tercios. Dicho artículo introducía una trampa: y es que si no se lograba un voto favorable durante tres sesiones plenarias, “se convocará a una cuarta sesión plenaria, en la cual se harán designaciones con el voto favorable de la mayoría simple de los miembros de la Asamblea Nacional”. En la práctica, esto dejaba la designación de los miembros del Tribunal Supremo en manos del Gobierno, ya que le bastaba su mayoría parlamentaria para bloquear todo acuerdo en las tres primeras sesiones para llegar a la cuarta y poder designar a sus candidatos con mayoría simple. Se trata del mismo truco anunciado ayer por el PSOE para su reforma de la Ley Orgánica del Poder Judicial (LOPJ).

No tienes que aprender polaco para saber lo que se nos viene encima

Incluso con la actual crisis institucional, España estaría mucho mejor con el sistema polaco que con el sistema chavista que Sánchez e Iglesias quieren implantar en nuestro país. Polonia es un país democrático, en el que hay elecciones libres y que tiene una Justicia independiente, e incluso su Poder Judicial está menos politizado que el español, como ya hemos visto. Venezuela es una dictadura socialista que, dicho sea de paso, fue asesorada por dirigentes de Podemos incluso para guiar la guerra sucia de Chávez contra la oposición democrática. Los españoles no tenemos que aprender polaco para saber lo que se nos viene encima: nos basta con preguntar a los venezolanos y a los españoles que emigraron a ese país y tuvieron que huir de él por culpa del chavismo.

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 5.000

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

NOTA: Debido al cambio de URL de http a https, algunos comentarios publicados antes del 9.2.2020 en el blog pueden haberse perdido. Lamento las molestias.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. Jandro

    Que no digan que Sánchez mintió o que no lo advirtió: “el final del populismo es la Venezuela de Chávez”.

    Cuando miente, porque miente, y cuando dice la verdad, como aquí, porque la dice. Si es que no estáis contentos con nada…

  2. wladimir

    Es cierto….

    que todo lo que esta ocurriendo actualmente en este Gobierno PSOE-Podemos solo puede conducir a un…sistema autoritario de corte socialista al estilo Chavista…que fue asesorado por sus socios de Podemos…

    que ahora quieren llevar a España este estilo de gobierno…para que todos seamos felices en un paraiso del mejor estilo del Socialismo del Siglo XXI..y tal vez seamos como la nuveva “Moscu de Europa occidental”…

    o tomemos el papel de un estado titere manipulado por los Castro-Chavistas,el Foro de Sao Paulo y el Grupo de Puebla…

  3. Angel

    Ayer Dieter Brandau dedicó su homilía vespertina de 30 minutos a comparar el asalto a la justicia en España con el “asalto a la justicia” en Polonia y decir claramente, sin que se le caiga la cara de vergüenza, es el mismo “asalto”.
    Además Dieter Brandau reconoce públicamente y en antena que no sabe mucho de Polonia. Creo que lo único que cree saber de Polonia es que todavía está bajo el poder del Imperio Prusiano.

  4. Es la fea manía que tienen muchos periodistas españoles: opinar sobre lo que no saben y, además, pretendiendo sentar cátedra.

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.