Alarmante deriva autoritaria en la clase política y los medios de comunicación

La pandemia está quitando las caretas a muchos que presumían de ser demócratas

Las crisis suelen poner a prueba la templanza de las personas, y la que estamos viviendo también está retratando la idea de democracia que tienen muchos.

¿La UE condenará a Alemania y a Austria por violar su Carta de Derechos Fundamentales?
El TC vuelve a dar la razón a Vox y deja en evidencia el pacto PSOE-PP para cambiarlo

Los atropellos del gobierno que el TC ha declarado inconstitucionales

Este mismo año hemos visto al Tribunal Constitucional (TC) dictando tres sentencias que confirman que el gobierno, el PSOE y Podemos violaron la Constitución y derechos fundamentales con la excusa de combatir la pandemia. Concretamente, el TC ha señalado que el gobierno socialista-comunista suspendió ilegalmente el derecho de circulación y el derecho de reunión en el primer estado de alarma, al utilizar ésta herramienta y no el estado de excepción (que habría permitido un mayor control parlamentario).

Así mismo, el TC sentenció que el PSOE y Podemos violaron el derecho fundamental de participación política al suspender ilegalmente la actividad parlamentaria durante el primer estado de alarma, algo que la Constitución no permite hacer ni siquiera durante un estado de excepción o de sitio. Finalmente, el TC declaró inconstitucional la limitación del derecho de circulación en horario nocturno y la delegación de las funciones del gobierno en las comunidades autónomas durante el segundo estado de alarma del año pasado.

La desfachatez de Sánchez: no dimite e incluso dice que lo volvería hacer

Que el TC haya confirmado ya en tres ocasiones que el gobierno se saltó la Constitución y violó derechos fundamentales de los españoles es algo muy grave y el presidente del gobierno ya debería haber dimitido por ello. Sin embargo, nadie del gobierno ha pedido siquiera disculpas por pisotear así nuestros derechos y nuestra Carta Magna. Es más: hace un mes, Sánchez dijo sin tapujos que lo volvería hacer, una cínica declaración que justificó afirmando que el confinamiento salvó cientos de miles de vidas. Es decir, que vino a decir a las claras que el fin justifica los medios y que violar la Constitución y los derechos de los españoles está bien cuando él lo diga. Un pisoteo descarado del Estado de Derecho.

El servilismo de muchos medios de comunicación ante el poder político

Es algo pasmoso y alarmante que un presidente de gobierno de un país democrático se comporte como un dictador, algo cada vez más frecuente desde que Sánchez llegó al cargo de la mano de comunistas, proetarras y separatistas, pero algo así podría ser, al menos, contrapesado por los mecanismos que tiene la sociedad para denunciar los abusos de poder. Lamentablemente, uno de esos mecanismos está fallando estrepitosamente y se ha dejado comprar miserablemente por las ayudas públicas ofrecidas por el gobierno. Me refiero a los medios de comunicación, que en muchos casos se han sumado a la cínica justificación de los atropellos antidemocráticos del gobierno. Esta crisis sanitaria no está dejando sólo en evidencia la clase de gobierno que tenemos, sino también la clase de medios que hay en España: en muchos casos se comportan como simples bufones al servicio del poder político, sin ningún rubor.

Una oposición que no actúa como tal, con la única excepción de Vox

Otro de los mecanismos que está fallando, con una sola excepción, es la oposición política. Recordemos que el partido más demonizado por la izquierda y por muchos medios, Vox, fue precisamente el que denunció ante el TC esos atropellos del gobierno. Gracias a los recursos de inconstitucionalidad presentados por los 52 diputados de Vox se han podido emitir esas sentencias. Si hubiese sido por el PP, el TC permanecería mudo. Pero no le bastó con eso.

El PP ayuda al gobierno a asaltar el TC para que deje de molestar

En previsión de que dicho tribunal vuelva a dar la razón a Vox en relación a otros recursos presentados por este partido, el PP se lanzó a repartirse el TC con el PSOE, un pacto del que también se han beneficiado los comunistas de Podemos. Obsérvese la grotesca paradoja que el PP ha provocado con su complicidad con la izquierda: después de tres sentencias del TC dejando en evidencia los abusos del gobierno, éste no sólo no dimite sino que asalta el TC con la ayuda del PP, para que el tribunal deje de poner pegas.

Los llamamientos políticos y mediáticos a confinar a los no vacunados

Por si no tuviésemos suficiente con todo este espectáculo de autoritarismo a manos del gobierno, aderezado por la prensa afín y por esa parte de la oposición que parece cualquier cosa menos oposición, ahora algunos políticos y medios de comunicación están apelando nuevamente a la pandemia, y en concreto a un nuevo aumento de los contagios y a la aparición de una virulenta variante sudafricana, para justificar nuevos atropellos contra los derechos fundamentales. Anoche en La Sexta, el presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, pedía “aislar a los que no se quieran vacunar”, a pesar de que la vacunación no es obligatoria en España, tal como recomendó la OMS.

Afirmaciones parecidas se han podido escuchar en algunos medios, con tertulianos soltando ocurrencias peligrosas sobre cómo tratar a los no vacunados, a menudo proponiendo limitar sus derechos fundamentales a pesar de no haber vulnerado ninguna ley. Los partidarios de esas medidas proponen imitar las decisiones de los gobiernos de Alemania y Austria contra los no vacunados, unas decisiones que vulneran abiertamente la Carta de Derechos Fundamentales de la Unión Europea, a pesar de lo cual la Comisión Europea ha permanecido muda al respecto. Una actitud muy diferente a la persecución ideológica que ha desatado contra Polonia y Hungría.

Una deriva autoritaria que está dando alas al movimiento antivacunas

Ante esa deriva autoritaria, no es de extrañar que el movimiento antivacunas vaya a más. Los políticos que justifican esas medidas dictatoriales están provocando que cada vez más gente pierda su fe en las autoridades y en las instituciones, y eso es muy peligroso en un momento en el que los gobiernos deberían cuidar mucho las cosas que dicen a fin de resultar más creíbles y convincentes para animar a la gente a vacunarse. Y esto lo digo después de haber recibido las dos primeras dosis de la vacuna y a la espera de poder recibir la tercera. Si los que tanto presumían de “demócratas” quieren una lucha más eficaz contra la pandemia, lo que tienen que hacer es dejar de pensar en clave de coacción y empezar a pensar en clave de convicción.

La mayoría de los ciudadanos a los que dirigen esas ocurrencias somos personas adultas, y los políticos deben dirigirse a nosotros con argumentos y explicando las ventajas de vacunarse y dejando que cada uno decida libremente lo que hacer, y no criminalizando a los que por el motivo que sean no desean inyectarse y amenazándoles con medidas propias de una dictadura. Todos, sin excepción -tanto vacunados como no vacunados- tenemos unos derechos que deben ser escrupulosamente respetados en todo momento, también en una crisis sanitaria. Si no entienden algo tan básico, entonces lo que no entienden es los propios fundamentos de la democracia.

Foto: La Moncloa.

¿Quieres que Facebook y Twitter decidan por ti lo que debes leer de este sitio? Suscríbete gratis al boletín diario del blog:

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

NOTA: Debido al cambio de URL de http a https, algunos comentarios publicados antes del 9.2.2020 en el blog pueden haberse perdido. Lamento las molestias.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. Jandro

    Sin entrar en el debate de la libertad… ¿toda esta criminalización hacia los no vacunados es solo porque se contagian y contagian un poco más fácilmente que los no vacunados? ¿O acaso es que las ucis se están colapsando a gran velocidad como en los primeros meses de la pandemia y nadie lo sabe? Ojo, y yo también pienso que el que pueda debe vacunarse.

    Y de los medios, poco podemos esperar; poco bueno, quiero decir. ¿Alguno de los comprados con “Salimos más fuertes” ha pedido disculpas por su bochornosa actitud ante el olor del dinero? Son en mayoría una vergüenza.

  2. LuisCarlos17f

    Este tema es muy delicado, porque con el tema de las vacunas el que se equivoca se arriesga mucho más que hacer el ridículo, sino que se juega la propia vida.

    Cuando uno estudia la Historia de Hispanoamérica y de otros continentes sobre cómo ciertos populistas y demagogos tras ganar las elecciones convierten su país en una dictadura, entonces encuentra sospechosa la conducta de Pedro Sánchez. ¿Cuántas veces habéis evitado una estafa cuando os habéis dado cuenta de algo sospechoso? O en las historias policíacas como a partir de pequeños detalles que en un principio parecen insignificantes acaban siendo la clave para descubrir al criminal.

    Yo veo demasiada insistencia en que nos tengamos que vacunar, una postura demasiado agresiva, sin voluntad de un debate civilizado. Las multinacionales farmacéuticas ya tienen ciertos antecedentes que hacen razonable dudar de su honradez. Estamos hablando de un tratamiento que a efectos legales se considera oficialmente como experimental, y por tanto aquellos que traten de obligar podrían ser llevados ante un tribunal por “experimento forzoso con humanos”, lo cual equivale a crimen contra la humanidad. ¿Y qué pasa con el código de Nuremberg? Si alguien sufre algún efecto adverso por las vacunas…¿Quién estará dispuesto a hacerse responsable ante los tribunales por las posibles indemnizaciones? Y a mi me resulta sospechoso que los posibles casos de efectos adversos no parecen preocupar a las farmacéuticas, aunque puedan traducirse como poco en una pérdida de valor en la bolsa. Y se censura los posibles tratamientos con medicamentos ya conocidos desde hace años, más baratos y seguros.

    No hace falta creer en teorías de conspiraciones genocidas para simplemente dudar de la seguridad de algo por cuestiones de incompetencia o negligencia, darse demasiada prisa en sacar algo en el mercado para hacer mucho dinero sin cuidar lo suficiente en seguridad y eficacia.

    ¿Cómo es que haya epidemia a pesar de los altos índices de vacunación? Entonces estas no son lo suficientemente eficaces. ¿Y cómo puede expandirse por zonas con unas condiciones climatológicas regionales tan diversas?

    Si por una emergencia dejamos que el gobierno tenga control absoluto, entonces siempre habrá una emergencia para seguir manteniendo dicho control.

  3. LuisCarlos17f: “Yo veo demasiada insistencia en que nos tengamos que vacunar, una postura demasiado agresiva, sin voluntad de un debate civilizado”.

    Es normal la insistencia. Ya llevamos más de 5 millones de muertos por esta pandemia:
    https://ourworldindata.org/coronavirus-data

    En cuanto al debate civilizado, está bien pedirlo, pero sin olvidar que no puede haber ningún debate civilizado con quienes difunden todo tipo de patrañas sobre la pandemia y sobre las vacunas.

    En lo que respecta a la responsabilidad sobre los efectos adversos de las vacunas, es falso que nadie se haga responsable de ello:
    https://www.newmedicaleconomics.es/derecho-sanitario-2/responsabilidad-por-efectos-adversos-de-las-vacunas-contra-la-covid-19/
    https://www.lavanguardia.com/vida/20210422/6990394/ue-indemnizaciones-vacunas-efectos-adversos.html

  4. wladimir

    bueno…

    esta es la realidad que ninguna mascara puede ocultar….al caerseles se ve el verdadero y monstruoso rostro que poseen todas las Izquierdas y la progresia…

    y que ellos tratan de ocultar con “maqullajes” y “mascaras” teatrales politicas…ocultando sus oscuras y tenebrosas intenciones al pueblos…o eso se creen ellos..

    pero la mayoria silenciosa los conoce y sabe quienes son en realidad…

Opina sobre esta entrada:

Debes iniciar sesión para comentar. Pulsa aquí para iniciar sesión. Si aún no te has registrado, pulsa aquí para registrarte.