Rusia lleva en este tiempo más muertos que los que tuvo en Afganistán en 10 años

Cinco meses de la invasión rusa de Ucrania: los datos que indican quién está perdiendo

Hoy se cumplen cinco meses del inicio de la actual invasión rusa de Ucrania, una invasión que comenzó con unos objetivos muy ambiciosos.

Ucrania ha destruido ya más de 500 tanques del Ejército Ruso en 21 semanas de invasión
Ucrania exhibe los tanques capturados a los rusos y que ahora usa contra los invasores

Putin quería apropiarse de toda Ucrania y convertirla en un títere de Rusia

El primer día de la invasión, el propio Vladimir Putin marcó sus objetivos: “desmilitarizar” y “desnazificar” Ucrania, lo cual, traduciendo el lenguaje propagandístico del Kremlin al lenguaje común, significaba que el dictador ruso quería apoderarse de todo el país y convertirlo en un títere de Rusia. Eso implicaba decapitar al gobierno ucraniano y poner en su lugar a un gobierno designado por Moscú. Con ese propósito, Rusia lanzó fuerzas aerotransportadas en el Aeropuerto de Hostomel, en Kiev, con el fin evidente de controlar la capital de Ucrania y asegurar un punto clave para un desembarco aéreo de mayor escala.

El fracaso de la toma de Kiek por parte de los rusos

Sin embargo, Rusia perdió la batalla de Hostomel. Tras el contraataque ucraniano, las fuerzas rusas fueron derrotadas en ese aeropuerto y se vieron obligadas a retirarse. A finales de marzo, en sólo un mes, la invasión rusa ya había provocado más bajas civiles que la guerra en el Dombás en 5 años. Ésa había sido una de las excusas usadas por el Kremlin para justificar la invasión, lanzando el bulo de que Ucrania un “genocidio” en el Dombás (un bulo que Putin ya había lanzado contra Georgia para justificar la invasión rusa de ese país en 2008). El 25 de marzo, tras un mes de invasión, Rusia asumía su fracaso y se retiraba del norte de Ucrania, poniendo fin a su ofensiva contra Kiev.

Los escasos y costosos avances de los rusos en el Dombás

A partir de entonces, Rusia ha concentrado su acción militar en tres frentes: conquistar el este de Ucrania, lanzar ataques aéreos indiscriminados contra la población civil en el resto del país y bloquear la exportación de cereales ucranianos. A día de hoy, la ofensiva rusa en el Dombás está estancada, después de obtener avances muy pequeños con unos costes muy altos. Los ataques contra la población civil y el bloqueo de la exportación de cereales, con el consiguiente riesgo de hambruna global, sólo han servido para transmitir la imagen de Rusia como estado terrorista que cree que todo vale, incluso los crímenes de guerra, para obtener algún éxito en una invasión que no consigue sus objetivos.

Rusia está dejando el prestigio de sus fuerzas armadas por los suelos

Además de no cumplir sus objetivos militares, la llamada “desmilitarización” está más lejos que nunca. La invasión ha servido para que varios países de Occidente envíen ayuda militar a Ucrania, una ayuda sin precedentes desde la Segunda Guerra Mundial. Para colmo, militarmente Rusia ha demostrado que era una potencia sobrevalorada. Ha demostrado que su material militar es obsoleto, sus tropas están desmotivadas y mal preparadas, su logística es un desastre y su doctrina militar está desfasada. Con esta invasión, Putin ha dejado por los suelos el prestigio de sus fuerzas armadas. Un prestigio aún más dañado por los casos de crímenes de guerra, violaciones y saqueos cometidos por los rusos en Ucrania.

Rusia lleva en 5 meses más muertos que los que tuvo en Afganistán en 10 años

En cuanto a las cifras de la guerra, este viernes EEUU ha estimado que han muerto 15.000 soldados rusos y 45.000 han resultado heridos. Se trata de unas cifras que rebajan las estimaciones publicadas por Ucrania, pero que aún así son descomunales. Durante la invasión soviética de Afganistán (1979-1989), los invasores tuvieron 14.453 muertos y 53.753 heridos. Así pues, Rusia llevaría más muertos en Ucrania en 5 meses que en Afganistán en 10 años. Recordemos que la invasión de Afganistán acabó en un fracaso soviético.

Los rusos han perdido el 24% de sus soldados y el 33,8% de sus tanques en activo

Las pérdidas materiales también son considerables. La web Oryxspioenkop.com, que viene documentando con imágenes las pérdidas de ambos bandos desde el 24 de febrero, señala a día de hoy que Rusia ya ha perdido 4.794 vehículos militares, entre ellos 882 tanques, 272 de los cuales han sido capturados por los ucranianos. Algunos piensan que una cifra así es irrelevante para Rusia, pero no es cierto. La Federación Rusa tiene un ejército permanente de unos 250.000 militares y 2.609 tanques, según su Tabla de Organización y Equipo (TOE). Así pues, en sólo cinco meses Rusia ya habría perdido el 24% de sus soldados y el 33,8% de sus tanques en activo, y eso teniendo en cuenta las estimaciones de la citada web, que son a la baja. Esas cifras son unas pérdidas enormes para Rusia.

Ucrania ha logrado capturar más tanques rusos que los que ha perdido en esta invasión

A su vez, según Oryxspioenkop.com, Ucrania ha perdido 1.362 vehículos militares, entre ellos 227 tanques. Se trata de unas bajas considerablemente inferiores a las rusas. De hecho, la cifra de tanques perdidos por Ucrania es inferior a la de tanques rusos capturados por los ucranianos. Se diría que más que “desmilitarizar” a Ucrania, lo que está logrando Putin con esta invasión es desmilitarizar a Rusia.

Incluso aunque Rusia y Ucrania tuviesen las mismas bajas, hay que recordar que sus recursos y objetivos son diferentes. Rusia está empleando recursos en invadir un país, con unos objetivos concretos (los que ya vimos más arriba) y la desventaja que supone proyectar su fuerza lejos de sus fronteras. Ucrania está defendiendo su territorio, lo cual le da ventaja. Su objetivo es su supervivencia como país, y ha movilizado a cientos de miles de hombres para conseguirlo. Rusia no ha llevado a cabo esa movilización general.

Los HIMARS y los MLRS pueden hacer que Rusia pase a la defensiva

Además, Ucrania está recibiendo más y más ayuda militar de Occidente, mientras que Rusia ya no es capaz de cubrir sus pérdidas, debido a las sanciones internacionales y sus efectos sobre la industria militar rusa. Hasta ahora, la moral de combate ucraniana ha sido y sigue siendo más alta que la rusa, porque los ucranianos están defendiendo su Patria, mientras que los soldados rusos están invadiendo un país vecino, en una agresión injustificable y basada en mentiras difundidas por el Kremlin. A eso hay que añadir que la llegada de los modernos lanzacohetes HIMARS y MLRS a Ucrania está creando serios problemas a Rusia, con constantes ataques a depósitos de armas rusos en las zonas ocupadas. Es muy posible que, de continuar las hostilidades, esos ataques se dirijan también contra las bases rusas en Crimea.

Las perspectivas que tiene esta invasión por delante

Putin cree tener el tiempo a su favor. Considera que a con la llegada del otoño, la ausencia del gas ruso provocará serios problemas a los países aliados que harán que se replanteen las sanciones a Rusia. Sin embargo, el tiempo también juega en contra de Rusia: cada vez pierde más soldados y más material, y cuanto más tiempo pasa Ucrania consigue captar más y más ayuda militar. Es posible que esa ayuda, especialmente la relativa a lanzacohetes y tanques, acabe animando a Ucrania a lanzar una contraofensiva a gran escala, que deje a Rusia a la defensiva en un territorio que ni siquiera es el suyo y por el que sus soldados sienten que no vale la pena morir.

En caso de que eso ocurra, Rusia lo tendría difícil para sostener las zonas que Ucrania que ha ocupado, incluso se arriesga a perder Crimea y las zonas del Dombás ocupada antes de la invasión. Rusia podría acabar repitiendo la misma humillante escena que ya protagonizó con su retirada de Afganistán en 1989. La diferencia es que esta vez habrá perdido muchos más soldados y material en mucho menos tiempo. Veremos cuánto tarda ese reguero de muertos y heridos en provocar una reacción interna contra Putin.

El balance geoestratégico de la invasión: un revés para Rusia

A esto hay que añadir el balance político y geoestratégico de esta invasión: una OTAN más fuerte, cohesionada y ampliada (con la incorporación de Finlandia y Suecia), y decidida a rearmarse y que tendrá unas fronteras aún mayores con Rusia; una Ucrania que ha fortalecido su espíritu y su identidad nacional con esta invasión, y que en el futuro los mantendrá recordando a sus hijos los días heroicos de la defensa contra Moscú; una Rusia desprestigiada y debilitada, y que será más dependiente de China y de otros socios aún más incómodos e igual de impresentables y de poco fiables (como Irán y Venezuela); y Putin retratado más que nunca como un dictador y un terrorista, un apestado en la esfera internacional, y una figura insoportable para su propio pueblo, que está aguantando unos niveles de censura y de represión ya propios de la URSS.

Foto: aa.com.tr. Un tanque ruso destruido en Ucrania.

No te pierdas las novedades y contenidos que te interesan. Recibe gratis el boletín diario en tu correo electrónico:

Comentarios:

  1. escoces

    Espero que tus pronosticos se hacen verdad. Desde luego que PUtin y el Kremlin han demostrado al mundo que son un gobierno con suficienes pruebas genocidio con una pleto de casos de crimenes de guerra.

  2. wladimir

    estoy totalmente de acuerdo….

    con estos pronosticos,aunque las cosas pudiesen cambiar de un momento a otro (si estos socios inpresentables le den su apoyo a Rusia)…

    -una Ucrania que ha fortalecido su espíritu y su identidad nacional con esta invasión, y que en el futuro los mantendrá recordando a sus hijos los días heroicos de la defensa contra Moscú…por supuesto Gracias a Rusia Ucrania esta viviendo su propia “Gran Guerra Patria” defendiendo su suelo contra los Invasores…Rusos…y ademas estando en una posicion de fuerza,Ucrania deberia reclamar los territorios perdidos no solo en Crimea sino tambien en el Caucaso y areas cercanas y extender sus fronteras tal y como eran orignialmente y asi mantenererse muy lejos de las garras de Rusia….

    -una Rusia desprestigiada y debilitada, y que será más dependiente de China y de otros socios aún más incómodos e igual de impresentables y de poco fiables (como Norxorea,los paises africanos,nicaragua Cuba,Irán y Venezuela)…de ser asi esto esta mucho peor que lo que le sucedio al Imperio Ruso con la derrota en la Guerra Ruso Japonesa y la Batalla de Tsu-Shima…aqui ninguna potencia occidental la va ayudar en aboluto y esos socios impresentables le va a ser un tratado al estilo de Portsmouth y darle tantas facilididades ventajosas al caido zar Putin ante una Victoriosa Ucrania que se defiende de la agresion Rusa….

    -y Vladimir Putin retratado más que nunca como un dictador y un terrorista, un apestado en la esfera internacional, y una figura insoportable para su propio pueblo….asi como le paso al Zar Romanov de entonces despues de la derrota en Manchuria y el Mar de Japon,el nuevo Zar Vladimir Putin ,podria tener una gran crisis gubernamental,y un gobierno derribado,protestas y desordenes terribles en la calle,la tan odiada revolucion de colores,pero a la version rusa y tal vez un juicio amañado y televisado en su contra y asi tener un final muy similar asi como les paso a los Romanov en el sotano en Ekaterinburgo o una ejecucion telvisada como la de los Ceausescu en Bucarest….

Opina sobre esta entrada:

Debes iniciar sesión para comentar. Pulsa aquí para iniciar sesión. Si aún no te has registrado, pulsa aquí para registrarte.