El faro de Cabo Silleiro: historia e imágenes del vigía de la bocana sur de la Ría de Vigo

He traído imágenes de este faro muchas veces a este blog, pues Cabo Silleiro es uno de mis lugares favoritos, pero nunca le he dedicado una entrada exhaustiva como las que escribí sobre el viejo faro de Silleiro. Vamos a ello.

Antiguo faro de Cabo Silleiro
El viejo faro de Silleiro (y 2)

El actual faro de Cabo Silleiro, o faro nuevo, tiene el número nacional de registro 05280 y el número internacional D-1916. Está situado en Bayona, en las coordenadas 42° 5′ 30.2136″ N y 8° 49′ 33.801″ W. Su luz ilumina la bocana sur de la Ría de Vigo, que va desde Silleiro a las Islas Cíes. El faro se estrenó el 8 de agosto de 1924, constando de un edificio de dos plantas con forma de U y con una torre octogonal de 30 metros de altura (adosada en la cara que da al mar), siendo la planta de las lentes hexagonal. La torre está pintada con franjas rojas y blancas.


El faro visto desde el nordeste en un ocaso soleado

El faro está situado a 800 metros del antiguo faro (desde la inauguración del nuevo, ambos estuvieron alumbrando el mar juntos durante un mes), y a 80 metros sobre el nivel del mar. Su primer torrero fue Juan Prego. El faro fue originalmente proyectado por el ingeniero Ramón Martínez Campos -autor también del proyecto del faro de la Isla de Sálvora, siendo el proyecto reformado por Mauro Serret, ingeniero del Servicio Central de Faros y Señales Marítimas (que había proyectado los faros del Cabo Villano y Finisterre). Según un artículo publicado en la Revista de Obras Públicas en 1926, el coste total de la obra fue de 240.000 pesetas.


El antiguo faro de Silleiro estaba situado junto al mar

En la noche del 21 al 22 de diciembre de 1924, el nuevo faro sufrió un incendio debido a la caída de un quinqué sobre unos algodones mojados en petróleo, que se usaban en la limpieza de los derrames de carga de los depósitos. Los torreros Ildefonso Ruíz Mayorga y Antonio Bruno, junto a la hija de éste, estaban en ese momento en la cámara de servicio en la que se produjo el accidente, pero no fueron capaces de apagar el incendio. El primero pudo huir por la escalera, y Bruno y su hija se refugiaron en el balcón exterior, sufriendo los tres importantes quemaduras. El faro quedó muy dañado, perdiendo 18 cristales, y aunque intentaron poner en marcha el faro con la lámpara de socorro (era una noche de fuerte tormenta), no lo consiguieron. El viejo faro tuvo que ser reactivado hasta el 13 de julio de 1925, cuando el nuevo faro se puso de nuevo en funcionamiento (un notable retraso provocando por un segundo incendio). En el momento de su reactivación, el nuevo y el viejo faro estuvieron iluminando juntos la Ría de Vigo, hasta que el viejo faro se apagó definitivamente el 18 de julio.


El faro de Silleiro, visto desde el búnker de vigilancia de la Batería J-4

Con una óptica de 2 metros de diámetro y 3 de altura construida en Berlín por la firma Pintsch, el faro tenía originalmente un quemador de incandescencia de vapor de petróleo a presión de 100 milímetros de diámetro, con una intensidad luminosa de 2.700 bujías. En el momento de su inauguración era la mayor empleada en España. El faro posee una linterna circular de 370 mm de diámetro con montantes helicoidales, construida en España por La Maquinista Valenciana. La luz blanca, con 33 millas de alcance, consta de dos destellos seguidos y uno más separado en periodos de 15 segundos. La óptica está formada por lentes del tipo Fresnel, escalonadas, y el acceso a ella se hace por su base. La óptica está montada sobre un flotador de mercurio y equipada con ruedas de apoyo horizontales y verticales, con un movimiento verificado por un mecanismo de relojería, con contrapesos que descienden por el hueco de la escalera, cuyos escalones están formados por sillares empotrados en el muro del recinto. La óptica se llevó buena parte del importe del faro: 160.000 pesetas.


Detalle de la óptica del faro de Silleiro, con la luz apagada

En 1926 se le instaló uno de los primeros radiofaros. Éste es el plano del radiofaro original de Silleiro, publicado en la Revista de Obras Públicas en 1929:


Plano del primer radiofaro instalado en el faro Cabo Silleiro

El radiofaro original emitía señalres radioeléctricas con las letras RO del alfabeto Morse, emitiendo 30 segundos cada cinco minutos, con silencio entre cada emisión. Transmitía con onda de 1.000 metros. El sistema de emisión constaba de dos postes, con antena y contraantena, teniendo como generador un motor EMW de cuatro tiempos y 6 CV. Tenía además un receptor de tipo E.266 con amplificador de baja EVN, un comprobador de ondas de 1.000 m y un comprobador de líneas y aislamiento. El sistema funcionaba con un automático de señales, un aparato de relojería que producía el isocronismo de las señales sin intervención del personal del faro. El servicio de la estación del radiofaro se hacía mediante tres turnos todas las noches.


Detalle de la óptica del faro de Silleiro, con la luz recién encendida

El edificio fue recubierto de azulejo blanco en 1930, y a petición de las asociaciones pesqueras de Vigo y Bouzas, en 1931 se instaló una sirena de niebla, alimentada por electricidad y con un alcance de 5 millas.


La entrada al faro, vista de noche

Inicialmente alimentado por petróleo, el faro fue totalmente electrificado el 15 de septiembre de 1932 (viendo los viejos postes eléctricos que suben hasta el faro, se diría que no se han cambiado desde entonces).


El Búnker de Telemetría de la Batería J-4 y el faro de Silleiro, al fondo

En 1943 se construyó en sus proximidades la Batería de Artillería de Costa J-4 del Ejército de Tierra, cuya finalidad era proteger la entrada sur de la Ría de Vigo.


Los cañones Vickers de la antigua Batería J-4, situados cerca del faro

De estas instalaciones militares, hoy abandonadas, la más cercana es un búnker de mando situado a poca distancia detrás del faro. Se puede acceder a él desde la cuesta que sube desde el faro, aunque conviene ir con calzado adecuado, ya que suele haber muchas piedras sueltas. Pulsando aquí podéis ver el reportaje que publiqué en 2009 sobre este búnker.


El antiguo búnker de mando de la Batería J-4, situado detrás del faro

Además, a 50 metros delante del faro se instalaron unos proyectores para la iluminación del tiro de la batería. Sobre este Emplazamiento Proyector Nº5 te recomiendo leer este artículo Manuel Calavera. Le puedes ver explorándolo en este vídeo.


Refugio de proyectores de la Batería J-4, situado delante del faro

El emplazamiento de proyectores estaba formado por un refugio para los aparatos de iluminación, situado debajo del faro (puedes ver sus ruinas en la foto sobre estas líneas), y dos posiciones cubiertas para los proyectores, reconocibles por sus características viseras.


El emplazamiento izquierdo de los proyectores de la Batería J-4, situado cerca del faro

El radiofaro original fue sustituido en 1952 por uno más moderno, el LB-100 de la firma sueca Standard Radio & Telefon AB, que funcionaba encadenado con los radiofaros de Cabo Villano y Finisterre. Ese mismo año se renovó también la sirena de niebla.


La antena derecha del radiofaro, vista desde su base

En 1955 se le añadió un juego de seis lentes capaces de generar un haz de luz aéreo de 70 grados sobre la horizontal, visible por los aviones hasta una distancia de 20 kilómetros, convirtiéndose de esta forma en faro marítimo y aerofaro al mismo tiempo. En 1959 se le incorporó una estación meteorológica. En 1960 su antigua lámpara, de 1.500 watios, fue cambiada por otra de 3.000. En los años 70 el segundo radiofaro fue sustituido por uno más moderno de la firma Marconi; actualmente ya no está en uso, pero las dos antenas siguen situadas a ambos lados del faro, una de ellas en el mirador de entrada. En 1974 se renovó una vez más la sirena de niebla.

Ya en la década de 1980 fue dotado de una estación de registro del oleaje que recoge datos de una boya fondeada a milla y media del faro, con número de registro 05285 y con luz amarilla, que emite grupos de 5 destellos en periodos de 20 segundos.


La boya de Cabo Silleiro, cuyos datos sobre oleaje se registran en el faro

Hoy en día el faro sigue dando servicio como señal luminosa, como base receptora de dos sistemas de medición de oleaje y corrientes, y como estación receptora-emisora del sistema AIS de ayudas a la navegación. En abril de 2006 el alcalde de Vigo, Abel Caballero, anunció que crearía un albergue en el faro; nueve años después la propuesta duerme el sueño de los justos, como otros proyectos anunciados por el edil vigués. Como las demás señales luminosas marítimas de la zona, depende de la Autoridad Portuaria de Vigo, que lo inscribió en mayo de 2012 (hasta entonces dependía del el servicio provincial de Costas del Ministerio de Agricultura y Medio Ambiente). El faro está actualmente automatizado, pero sigue habitado. Según un artículo publicado por Efemérides del Puerto de Vigo en su número 2 (julio de 2012), los fareros -que hoy en día hacen labores de mantenimiento técnico- continúan viviendo allí junto a sus familias. De hecho, en el faro hay un pequeño garaje y el domingo pasado había un coche dentro, y otro más en el recinto.

Podéis ver aquí el vídeo del faro que hice el pasado domingo, al anochecer. El sonido es tal cual es que se escucha siempre en Cabo Silleiro, un lugar con fuerte oleaje.

Y aquí podéis ver una serie de fotos que he hecho del faro. Las más oscuras las hice el pasado domingo, y las soleadas el lunes. Incluyo también algunas fotos más que hice hace tiempo.

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.