La Atalaya de La Guardia

Esta tarde estuve en La Guardia, la localidad gallega que cierra la desembocadura del Río Miño, y allí tuve la ocasión de fotografiar de cerca lo que otrora fue una fortificación de costa con una curiosa historia.

A este pequeño castillo, situado al comienzo del espigón que cierra el extremo norte del puerto de esa villa marinera, se le conoce como La Atalaya. Fue construida por los portugueses en 1665, durante el breve periodo de tres años en que esta ciudad costera gallega fue ocupada militarmente por Portugal, durante la Guerra de Independencia de ese país contra España (1640-1668). Es un pequeño fortín circular de 20 metros de diámetro y muros de 8 metros de alto. Las ruinas que quedaban de la Atalaya original fueron demolidas en 1943. La Atalaya, tal como se ve en la actualidad, fue reconstruida en 1997 (me temo que los cañones que tiene ahora son puramente de postín), y en la actualidad se usa como Museo del Mar de La Guardia, dependiente del ayuntamiento de esa localidad. Puede visitarse de forma gratuita sábados, domingos y festivos de 11:00 a 14:00 y de 16:00 a 19:00 horas. Puedes ver su ubicación en Google Maps pulsando aquí. Para llegar hasta ella se puede aparcar en el bello paseo marítimo o en el puerto guardés y dar un paseo hasta el sitio.

No te pierdas las novedades y contenidos que te interesan. Recibe gratis el boletín diario en tu correo electrónico:

Opina sobre esta entrada:

Debes iniciar sesión para comentar. Pulsa aquí para iniciar sesión. Si aún no te has registrado, pulsa aquí para registrarte.

¿Cómo se origina una leyenda? Es una pregunta que no resulta fácil de responder. Pero a veces podemos hacernos una idea revisando ciertos casos.

La capital de Ucrania es hoy noticia a diario por la invasión rusa de ese país iniciada hace ahora tres meses, en la que ha sufrido frecuentes ataques aéreos.

La construcción de túneles ha sido históricamente una tarea peligrosa y que ha registrado muchos accidentes con víctimas mortales.

Estados Unidos es uno de los países que más invierte en defensa, y en su territorio hay multitud de bases militares, algunas de ellas ya abandonadas.

Siempre digo que España es un país lleno de sitios interesantes y en el que compensa hacer el llamado turismo alternativo. Hoy veremos aquí otro ejemplo.

En la primera mitad de siglo XX, México vivió una ola de furibundo anticatolicismo promovido por el llamado Partido Nacional Revolucionario (PNR).

En el mundo hay muchos cementerios de coches, pero ninguno es como éste que se puede ver cerca de la ciudad de Düsseldorf, en el oeste de Alemania.