Lejos de sacrificarse, Pablo Iglesias ha intentado sacar tajada de esta crisis

¿Qué «sacrificios por la Patria» ha hecho este tipo que aún nos exige más a los españoles?

En tiempos de crisis, los gobernantes tienen que medir muy bien sus mensajes y tener en cuenta que no pueden pedir sacrificios a la población sin antes predicar ante ella con el ejemplo.

El BOE del caos: crónica de una nueva cesión de Sánchez ante la ambición de Pablo Iglesias
Un desliz de Irene Montero en La Sexta que la deja en evidencia a ella y a Pablo Iglesias

Pablo Iglesias reclama «sacrificios por la Patria» a particulares y empresas

Ayer la agencia oficial Efe, controlada por el Gobierno, publicó una breve noticia con este titular: «Iglesias defiende pedir sacrificios “por la patria” a empresas o particulares». Ilustraba la noticia una foto de Pablo Iglesias ofreciendo una rueda de prensa el día anterior en el Palacio de La Moncloa. Según Efe, el jefe de Podemos apeló al Artículo 128 de la Constitución, previsto para llevar a cabo expropiaciones en aras del “interés general”. Además, Efe recogía estas palabras pronunciadas por Iglesias en una entrevista en Telecinco: «A veces el Gobierno puede tener que decirle a una empresa farmacéutica que fabrique determinados medicamentos para curar a la gente, o tiene que decirle a una fábrica de automóviles que fabrique respiradores para salvar a muchos compatriotas que los necesitan para vivir».

Los notables sacrificios que ya nos ha impuesto este Gobierno

El mensaje de Iglesias resulta indignante a estas alturas. Para empezar, el Gobierno ya nos ha impuesto notables sacrificios personales a todos los españoles, como el confinamiento obligatorio al que estamos sometidos desde hace tres semanas y la imposibilidad de trabajar para muchos españoles, que ya está dando lugar a escandalosas cifras de paro. A eso hay que añadir, por ejemplo, el atraco del Gobierno a 3,2 millones de autónomos, cobrándoles la cuota entera de marzo incluso a los que se dieron de baja hace semanas, mientras impide a muchos de ellos abrir siquiera sus negocios, mientras el Gobierno regala 15 millones de euros a las televisiones privadas -a las que sí permite trabajar- para que no hablen de su mala gestión. Pero el peor sacrificio de todos es que miles de españoles están muriendo sin que sus seres queridos puedan acompañarles siquiera en sus últimos momentos, sin que les puedan dar sepultura como es debido, y en muchos casos sin la necesaria asistencia sanitaria porque no hay respiradores para todos por culpa de la negligencia y la imprevisión del Gobierno, que decidió desoír los consejos de la OMS y de la UE de adquirir ese material sanitario.

En vez de sacrificarse, Iglesias usa la situación para su beneficio

La pregunta obvia que uno se hace al escuchar a Iglesias es: ¿y qué sacrificios ha hecho este tipo? El jefe de Podemos no ha respetado el confinamiento que su Gobierno ha impuesto a todos los españoles e incluso se ha saltado repetidamente la cuarentena, después de que su pareja, Irene Montero, diese dos veces positivo en coronavirus. Para colmo, se ha saltado la cuarentena para dar mítines por televisión y eso sin que él tenga ninguna función prevista en el decreto del estado de alarma (recordemos que el Artículo 4 del decreto asignaba la autoridad durante este periodo a los ministerios de Interior, Defensa, Sanidad y Transportes). Por si fuera poco, el Gobierno aprovechó un decreto de medidas económicas para colar ilegalmente a Pablo Iglesias en el órgano de control del CNI, dándole así más poder y eso a pesar de que Iglesias no tienen ninguna función en el Gobierno relacionada con la seguridad del Estado. Ya puesto a no privarse de nada, su Gobierno ha aprovechado la situación para amordazar a la oposición en el Congreso, violando la Constitución y la ley con los votos del PSOE y de Podemos. Además, el vicepresidente de extrema izquierda también se ha dedicado a aprovechar esta crisis para jalear una campaña contra la monarquía, usándola como chivo expiatorio para distraer la atención de la mala gestión del Gobierno.

El Gobierno y Podemos no se privan de nada en esta situación

Pablo Iglesias es la persona menos indicada para pedirle ningún sacrificio a los españoles, porque estas últimas tres semanas se ha comportado como un privilegiado que se sirve de su cargo y de esta crisis para su beneficio personal y partidista, provocando la indignación entre muchos españoles. De hecho, los sacrificios que el jefe de Podemos nos pide a todos ni siquiera los ha asumido su Gobierno. Mientras millones de españoles se tienen que apretar el cinturón, el ejecutivo no ha eliminado ni un solo ministerio de los creados, sin ninguna necesidad, para colocar en el Consejo de Ministros a varios dirigentes de Podemos y de Izquierda Unida. Tampoco se ha eliminado ninguna secretaría de Estado, ni se han suspendido las subvenciones a partidos políticos, una medida que reclamó Vox, partido que ayer anunció que donará esa subvención de marzo y abril a las víctimas del coronavirus, gesto que no ha emulado ningún otro partido, tampoco el que dirige Pablo Iglesias. ¿Qué donativos ha hecho el jefe de Podemos? Él no ha anunciado ninguno, a pesar de tener una posición acomodada que le permite disfrutar de un amplio chalet en Galapagar. ¿Y este tipo es el que nos pide sacrificios?

Las empresas ya están actuando sin esperar a que se lo diga el Gobierno

Hay que recordar, además, que las empresas farmacéuticas ya están dedicándose a buscar vacunas contra el coronavirus y a suministrar material médico contra la epidemia sin que se lo tenga que pedir ningún gobierno. Lo mismo las empresas automovilísticas y otras entidades privadas, que se han puesto al servicio de la sociedad en esta crisis de una forma ejemplar. Vista la lentitud de reacción del ejecutivo de Sánchez e Iglesias, deberíamos dar gracias de que las empresas no hayan esperado a recibir órdenes del Gobierno y que hayan actuado con autonomía, atendiendo al criterio más básico para toda empresa sensata: la necesidad de responder a lo que el público demanda. Obvia decir que la referencia de Iglesias a las farmacéutica y a las fábricas de automóviles tiene como fin hacernos creer que se han puesto a ayudar porque se lo ha pedido el Gobierno: es mentira. Lo único para lo que sirve el Gobierno en este momento es precisamente para entorpecer la labor que están haciendo las empresas, por ejemplo, obligando a parar a SEAT la fabricación de respiradores por motivos burocráticos, confiscando el alcohol y empujando a la quiebra a las fábricas españolas de hidrogeles -unas empresas imprescindibles en estos momentos para hacer frente a la epidemia- y provocando desabastecimiento de material sanitario con sus irresponsables requisas.

Un Gobierno que no está a la altura del heroísmo de muchos españoles anónimos

En esta crisis podemos sentirnos orgullosos de la respuesta de muchos trabajadores tanto del sector público como del sector privado: sanitarios, policías, guardias civiles, militares, cajeros, guardias de seguridad, bomberos, reponedores, transportistas, empresarios que han puesto su producción y sus medios al servicio de España, etc. De lo que no podemos sentirnos orgullosos es del Gobierno del que forma parte Pablo Iglesias, que ha tratado de capitalizar patéticamente el heroísmo de todos esos ciudadanos anónimos para intentar tapar la mala gestión del ejecutivo, que ha intentado sacar tajada partidista del estado de alarma -llevándonos a una crisis política sin precedentes- y que incluso se ha dedicado a poner absurdas trabas burocráticas a los que pretendían ayudar. Desde aquí, y en vista de que se cree por encima de los españoles, yo sólo le pido un pequeño sacrificio a Pablo Iglesias: dimita y váyase a su casa, y déjenos a los españoles intentar superar esta dramática situación que su Gobierno ha contribuido a agravar hasta unos extremos por los que usted y Pedro Sánchez deberán responder ante los tribunales.

Foto: La Moncloa.

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 5.000

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

NOTA: Debido al cambio de URL de http a https, algunos comentarios publicados antes del 9.2.2020 en el blog pueden haberse perdido. Lamento las molestias.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. Luis Carlos

    Los mismos que deberían estar en los tribunales dando explicaciones por lo que es una negligencia criminal que pasará a los libros de Historia no sólo no dimiten sino que encima se atreven a hablarnos como si nosotros tuviéramos que pedirles perdón a ellos, nos exigen unidad y sacrificios. ¡Y UN JAMÓN!

    Es como si te confiscaran tu coche y le pusieran al volante a alguien al que tendrían que haber retirado el carnet por atropellar ancianas bajo los efectos del alcohol.

    No es sólo que no tomaron medidas preventivas, sino es que además parecen que están intentando entorpecer o sabotear las medidas que otros están tomando para ayudar a salir de esta emergencia sanitaria, como bloquear el envío de material médico, o pedirle los tests a una empresa desconocida y no a otras mucho más cercanas y de prestigio. Me da miedo pensar que van a hacer alguna jugarreta contra las regiones que no están gobernadas por los suyos, para evitar que se recuperen antes y con ello les dejen en ridículo con su mala gestión.

    Es como si lo hicieran a propósito porque se lo han ordenado las cloacas del estado o algo así, por un maldito experimento de ingeniería social o hundirnos en la miseria para comprar a precio de saldo y luego esperar el regreso de los años de vacas gordas.

    Ellos no tienen ninguna autoridad sobre nosotros, no tienen ningún derecho a hablarnos como el sargento de hierro echando la bronca al recluta patoso. Ellos no son la voz del pueblo ni la voluntad de las masas. No tienen ningún derecho a exigirnos lealtad cuando no se han comportado como verdaderos líderes somo como tiranos, capos mafiosos, jefes tóxicos que en vez de ver cómo salvar nuestras vidas se dedican a planificar cómo pueden aprovechar esto para sacar tajada.

    No les importa que esto se convierta en una pesadilla mientras ellos nos dan órdenes desde su torre de marfil.

  2. ♑Felipe

    Como es posible que en este país,se pueda en un telediario dar como noticia, que si dos personas entran al mismo tiempo contaminados por el virus tiene prioridad la persona con menos edad siempre tienen preferencia,debido a la falta de respiradores por la nefasta actuación de este Gobierno.Parece que para esta caterva de sinverguenzas ya hay pacientes de primera y de segunda,no así para ellos como el de Galapagar con su casa medicalizada.Tenían muchas ganas de aprobar la eutanasia,me pregunto porque a las empresas que altruistamente se han puesto a fabricar respiradores ,que funcionan (con pequeñas deficiencias)pero que si son útiles,no las han dado de paso !POR DIOS QUE ES UNA EMERGENCIA Y LA GENTE SE MUERE¡Les da exactamente igual y les importamos un pito,ya se están frotando las manos con el pastón que se van a ahorrar en pensiones,son tan miserables que encima en sus comparecencias se ríen ,me pregunto por que ,ó es cierto lo que como yo, pensamos muchos.

  3. Luna

    Que se vaya ya este cínico hipócrita y podamos seguir siendo una Patria, no un país sometido por una dictadura encubierta. Está siendo mucho peor el remedio de este gobierno que la enfermedad.

  4. Julio Tuñón

    Los españoles y españolas a las 8 de la tarde deberíamos de salir a los balcones, no para aplaudir ya, sino a gritar ¡¡ SANCHEZ DIMISIÓN !!, es la manera de patalear en estos momentos, ya que no se puede decir en la calle.

  5. Alvaro

    Pablo Iglesias: dimita y váyase a la mierda.

    Pero antes siéntese ante el Tribunal Supremo, para responder ante una denuncia por lo penal.

  6. Agusbou2015

    Lo único bueno es que existe un ensayo de la OMS denominado “Solidaridad” en el que participa España y en el que prueban fármacos para comprobar su eficacia contra el coronavirus.

  7. Luna

    Luis Carlos:

    Completamente de acuerdo con todo lo que dices excepto con lo del jamón. Sí me voy a sacrificar por la Patria, pero no porque lo diga este niñato malcriado pijeras y vividor, sino por la Patria, porque Ella lo merece y ahora lo necesita. Pero no lo haré con fórmulas comunistas sino con aquellas que considere apropiadas, muy capitalistas en gran medida. Mi iniciativa será ese sacrificio, aguantar las imposiciones de estos tiranos será mi jodienda. Quede claro que hay mucha diferencia entre una y otra cosa.

    Desde el primer momento vengo viendo y alertando sobre este proyecto de ingeniería social del que estamos siendo víctimas, en este caso a nivel mundial. La epidemia es real, sí. Pero las circunstancias están forzadas artificialmente en la mayoría de los casos. ¿recordáis cómo comenté que aquí hay oculta una nueva modalidad de “posverdad” en una forma de guerra fría? Y ya lo dije, que se basaba en sobredimensionar y desvirtuar el alcance de hechos que no son mentira, que suceden de verdad.

    Qui prodest?

    Vamos a ver a quién beneficia que haya tanto mal. Queda muy claro que se está generando una crisis económica enorme, lo que significa empobrecimiento… justo lo que necesita el marxismo, agonizante tras su propio fracaso y las respuestas de libertad que se originaron tras la postura de Lech Walessa y Solidarnösc. Como el comunismo sólo ha conseguido imponerse en situaciones de miseria -y en muchas ocasiones ha provocado hambrunas para hacerlo- necesita a pobres para imponerse sobre ellos, iniciando con el engaño, siguiendo con la ocultación de sus gestiones y terminando por la esclavitud.

    Y esto es una doble baza en guerra fría. Los países capitalistas (incluso las personas que funcionen de esta manera a su libre albedrío) quedarán también muy mermadas y no podrán ofrecer resistencia, teniendo que socorrer a quienes fueron clientes suyos hasta el momento y les aportaban beneficios.

    No nos ataca solo el virus, le acompaña el marxismo.

  8. No tenemos remedio hasta que estalle todo (en la calle).

  9. Este elemento debería tener mucho cuidado porque hay mucha gente, incluso de los que los adoran que esta hasta el coco del coletas.

  10. Luis A. Recinos

    “¡Hay que sacrificarse por la Patria,y la Patria soy yo!” Bueno, no parece que lo haya dicho así, pero esa es mi traducción…

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.