Un organismo en manos de Podemos choca con la actitud de ese diputado

El gobierno cree que Echenique hizo algo «profundamente misógino y reaccionario»

El gobierno socialista-comunista parece no aclararse con conceptos jurídicos muy básicos, como por ejemplo que ser mujer no otorga una presunción de veracidad.

Podemos establece una nueva teoría de la minifalda para tratar agresiones a mujeres
Un hombre y una mujer relatan dos ejemplos de denuncias falsas que el Estado no registra

Un organismo en manos de Podemos se columpia sobre las denuncias falsas

Hace unos días, la Delegación del Gobierno contra la Violencia de Género, dirigida por la exjueza podemita Victoria Rosell, publicó este mensaje en su cuenta de Twitter:

¿Y qué debemos hacer si una mujer denuncia a otra mujer?

Es decir, que si no quieres que el gobierno de España te etiquete como “profundamente misógino y reaccionario” tienes que creer todo lo que diga una mujer, aunque sea mentira. Y es que las mujeres, como los hombres, también mienten. De hecho, si desarrollamos ese argumento, ¿lo que tendrían que hacer los jueces es condenar, sin más, a toda persona que sea acusada por una mujer, aunque sea una acusación sin pruebas? ¿Y qué pasa cuando una mujer es la que acusa a otra mujer, y ofrecen versiones distintas de un mismo hecho? ¿Tenemos que creer a las dos y considerar que las dos dicen la verdad aunque digan cosas radicalmente opuestas? ¿Y qué pasa si el acusado de “violencia de género” dice que se autopercibe como mujer, siguiendo los disparates de la Ley Trans de Podemos? ¿Deberíamos creer todo lo que diga?

Los principios jurídicos que chocan con ese mensaje gubernamental

Hay que recordar que en todas las democracias existe un mecanismo que protege a los acusados frente a las acusaciones falsas: el derecho a la presunción de inocencia. Ese derecho está amparado por el Artículo 11 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos y por el Artículo 24 de la Constitución Española. No puede haber una democracia real si se viola este principio. ¿Podemos pretende suspender ese derecho y que España tenga un régimen jurídico equiparable al de la Alemania nazi, acaso?

Por otra parte, en los países democráticos existen dos principios jurídicos que impiden que la mera acusación de una persona sirva para condenar a otra: uno es el onus probandi, que establece que quien hace una acusación está obligado a probarla -el principio contrario, conocido como inversión de la carga de prueba (que exige al acusado probar su inocencia), es lo propio de regímenes totalitarios-, y el in dubio pro reo, que establece que la ausencia o incertidumbre de una prueba acusatoria equivale a prueba de inocencia del acusado. Cabe preguntarse si Podemos pretende sustituir los principios jurídicos propios de las democracias por los que son propios de dictaduras totalitarias.

La realidad sobre las denuncias falsas que nunca cuenta el gobierno

En el caso que nos ocupa, recordemos que según datos del Poder Judicial, sólo una parte muy pequeña de las denuncias por “violencia de género” acaban en condena. La amplia mayoría de las denuncias son sobreseídas, archivadas o falsas. Es cierto que muchas denuncias acaban sobreseídas o archivadas por la dificultad que supone obtener pruebas para respaldar la acusación, pero también es cierto que muchas denuncias falsas quedan impunes porque nuestros legisladores han creado unos mecanismos jurídicos que hacen muy difícil una sentencia condenatoria por ese tipo penal.

Ya señalé aquí que según el Artículo 456 del Código Penal, sólo se puede proceder contra la persona denunciante “sino tras sentencia firme o auto también firme, de sobreseimiento o archivo del Juez o Tribunal que haya conocido de la infracción imputada”, y eso puede tardar años. Por otra parte, la denuncia por violencia de género sale gratis para la denunciante, pero la causa por denuncia falsa la tiene que pagar el interesado. Eso implica incentivar las denuncias falsas y desincentivar su persecución, algo que nunca admite el gobierno.

Echenique acusó a una mujer de inventarse una agresión cometida ante muchos testigos

Pero ya puestos, ¿por qué Podemos no se aplica sus propias afirmaciones? El año pasado una diputada de Vox, Rocío de Meer, fue agredida de una pedrada ante numerosos testigos. En los momentos posteriores a la agresión se tomaron fotos en las que se veía a la diputada sangrando por una ceja como consecuencia de la pedrada. Sobre la agresión se levantó un parte médico de lesiones. Fue, así pues, un delito que reunió más elementos probatorios que muchas de las denuncias que suelen acabar en condena. A pesar de eso, el diputado de Podemos Pablo Echenique tachó la agresión de “bulo” y dijo que la sangre que emanaba de la herida de Meer era “ketchup”.

Así pues, del mensaje publicado por la Delegación del Gobierno contra la Violencia de Género, cabe deducir que el ejecutivo considera “profundamente misógino y reaccionario” lo que hizo Echenique acusando a esa diputada de inventarse una agresión. El caso es que Podemos no ha reprendido ni desautorizado a Echenique de ninguna forma. Por lo cual, debemos deducir que para Podemos una mujer debe ser creída sólo si es de su cuerda ideológica. Eso explica, por ejemplo, que Podemos nunca haya desautorizado a ninguno de sus cargos condenados por diversos delitos, incluido el de agresión. Y es que Podemos tiene una concepción del Derecho que es propia de las peores dictaduras.

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

NOTA: Debido al cambio de URL de http a https, algunos comentarios publicados antes del 9.2.2020 en el blog pueden haberse perdido. Lamento las molestias.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. jose antonio miquel calatayud

    Resulta ocioso opinar acerca de algo genuinamente cierto.

  2. El Peregrino Gris

    No sé si lo que siento es pena o impotencia al ver que esta gente no puede seguir ni un simple silogismo.

  3. quim marcos

    Hay miles de denuncias falsas contra hombres, sin ninguna prueba, sin ningún testigo, sin ninguna razón mas que SER HOMBRE, vas a la cárcel, luego el juez no instruye nada porque nada hay que instruir y decreta libertad sin cargos y archivo de la causa, esto se contabiliza como denuncia “de genero” (una gilipollez) y por las femirojas subvencionadas.
    Solo 1 de 10.000 casos es archivado como denuncia falsa.

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.