Un discurso vacío que deja en evidencia qué distingue a ambos partidos

El flaco favor que se hizo Feijóo en este intento de explicar las diferencias entre el PP y Vox

El nuevo presidente del Partido Popular participó esta semana en un encuentro organizado por el diario El Debate y presentado por su director, Bieito Rubido.

‘Efecto Feijóo’: ¿todo esto es lo que alguna gente de derechas está ansiosa por votar?
¿Cuál de estos momentos pasados del PSOE es el que Feijóo dice que echa de menos?

Presume de «bilingüismo cordial» pero aplica una política nacionalista

El vídeo completo del encuentro se puede ver aquí. Durante el mismo, Rubido preguntó al hasta ahora presidente del gobierno gallego sobre las críticas al PP por su escasa voluntad de dar la batalla de las ideas. Alberto Núñez Feijóo se fue por las ramas, para al final acabar presumiendo de que “hemos preservado a Galicia del nacionalismo” y del “bilingüismo cordial” que dice haber aplicado en su comunidad. Unas afirmaciones cargadas de cinismo, si tenemos en cuenta que Feijóo ha venido aplicando en Galicia un nacionalismo lingüístico (ya lo expliqué aquí) que tiene muchas coincidencias con el que aplican nacionalistas y socialistas en otras regiones. En algunos temas incluso ha sido más excluyente que el separatismo catalán, como ya expliqué aquí el martes.

Recuerda que el BNG es socio de Bildu, pero olvida el apoyo que el PP le da

Además, Feijóo recordó que el nacionalismo gallego (en referencia al BNG) es aliado de Bildu y de ERC. En eso está en lo cierto, pero no sé hasta qué punto le conviene recordarlo. Recordemos que en 2019 el PP regaló dos alcaldías al BNG sin que Feijóo lo desautorizase. Así mismo, en junio de 2021 el PP gallego apoyó una iniciativa del BNG de apoyo a la dictadura cubana. En octubre, también en el Parlamento de Galicia, el PP apoyó una iniciativa abortista del BNG que calificaba el aborto como un “derecho”, y en noviembre apoyó otra iniciativa del Bloque para imponer la “perspectiva de género” en planes de salud, asumiendo le terminología izquierdista para disfrazar la ideología de género.

Su discurso vacío para explicar las diferencias entre PP y Vox

La mejor parte del citado encuentro llegó cuando Rubido preguntó a Feijóo qué diferencia hay entre el PP y Vox. Podéis ver la respuesta del presidente del PP en esta reproductor de vídeo (lo he insertado para que empiece en esa pregunta):

Como se puede escuchar en el vídeo, Feijóo hizo un discurso vacío de ideas en el que dijo que la diferencia fundamental es entre lo que hemos hecho unos y lo que dicen que van a hacer otros, pero que de momento no han hecho”. Y hay que decir que tiene toda la razón. Ahora mismo Vox aún tiene el beneficio de la duda, pero ya hemos visto al PP claudicar ante los dogmas de la izquierda cada vez que gobernaba, dejando intactas su legislación abortista, la ley de memoria histórica y la ley de violencia de género que penaliza a los hombres por razón de su sexo. También hemos visto al PP votando junto al PSOE y a Podemos a favor de leyes de género que violan derechos fundamentales.

Feijóo apela otra vez a la unidad del «centro-derecha»: ¿para qué?

Pero sigamos con la explicación de Feijóo: la diferencia entre Vox y el PP diríamos que parte de una coincidencia, y es que buena parte de dirigentes de Vox vinieron del PP, y se fueron de la casa común, y que nos interesan muchísimo aquellos votos que tienen esos dirigentes porque eran votos que tenía el PP. Y como comprenderá usted, aquí estamos para ganar. Si concentramos los votos del centro-derecha español, no tengo duda de que ganaremos las elecciones. Y si no los concentramos, el riesgo del socialismo, independentismo y aliados es un riesgo que sigue teniendo posibilidades en las próximas elecciones generales”.

Lo que acabamos de ver es el mismo discurso de Pablo Casado apelando a la unidad del centro-derecha pero sin explicar para qué. Al igual que Casado, Feijóo parece creer que los dirigentes de Vox le deben algo a su partido, por el mero hecho de que algunos -y no todos- hayan pertenecido al mismo. No se para un minuto a pensar, siquiera, que si esas personas han abandonado el PP ha sido por el mismo motivo por el que lo hemos hecho millones de votantes: porque ya estábamos hartos de que el PP se pusiese de perfil ante los grandes debates sociales, o peor aún, que acabase asumiendo el discurso de la izquierda en cada vez más temas.

Vox tiene el beneficio de la duda: el PP ya no lo tiene

Por lo demás, ¿de qué sirve que el PP gane nada si luego deja intactas las leyes ideológicas de la izquierda e incluso hace más leyes progres? ¿De qué vale invocar esa etiqueta del “centro-derecha” y pedir a la gente que confíe en el PP, si a la hora de la verdad el PP aplica las recetas y los dogmas ideológicos de la izquierda? Lo que le gustaría a Feijóo es que no existiese Vox, y que los votantes siguiesen resignándose al voto del miedo y a votar con la nariz tapada, el maldito “mal menor” que, al fin y al cabo, es un mal cada vez mayor.

Yo, señor Feijóo, no me imagino a Vox regalándole alcaldías al BNG, ni votando a favor de una dictadura comunista, a favor del aborto o de la ideología de género, o apoyando una política lingüística -la del PP- que discrimina los gallegos hispanohablantes y nos trata como si fuésemos forasteros en nuestra propia tierra. Al PP no es que me imagine haciéndolo: le he visto hacerlo. Ésa es la mayor diferencia entre el PP y Vox: que mientras el partido de Abascal tiene un historial limpio y ha demostrado su negativa a plegarse a los dogmas de la izquierda, el partido de Feijóo se ha hartado de tomarles el pelo a sus votantes para dar abrazos a socialistas y nacionalistas. Así que Flaco favor se hace Feijóo al ponernos en la tesitura de recordar, precisamente, lo que el PP hizo con los votos que se le confiaron. Un voto que, por mi parte, no volverá a tener nunca más.

Foto: Partido Popular.

No te pierdas las novedades y contenidos que te interesan. Recibe gratis el boletín diario en tu correo electrónico:

Comentarios:

  1. Teros

    Tarde o temprano este tipo de guiños y políticas de izquierdas lo acabaran viendo todos, por mucho que lo oculte

    Al tiempo.

  2. wladimir

    cierto…

    Un discurso vacío que deja en evidencia qué distingue a ambos partidos…Vox tiene el beneficio de la duda: el PP de Alberto Núñez Feijoo ya no lo tiene…

    Feijoo definitivamente no va a cambiar…este individuo va a seguir haciendo lo que siempre ha hecho en Galicia,cuando el era el “rey” del PP Gallego…en otros terminos ..lo mismo de siempre…solo que aplicado a una escala mucho mas grande,ahora que esta dirigiendo el PP a nivel nacional…seguira cometiendo los mismos errores de siempre…apoyado por los amigos y secuaces de siempre…..

    por otro lado hay que reconocer que Vox,el partido de Abascal tiene un historial limpio y ha demostrado su negativa a plegarse a los dogmas de la izquierda ademas de defender los autenticos valores de España y Europa frente al globalismo Progresista…es un partido de una sola pieza y honra su palabra ante sus seguidores….

    sin andar con medias tintas, dobleces o artimañas tan tipicas de los socialistas y sus amigos izquierdistas y social-progres….

  3. FaramirGL

    Tengo la sensación de que este señor no tiene ganas de vencer en las elecciones, ni de ser presidente del gobierno y, mucho menos, de debatir por sus “ideas”, caso de que tenga alguna.

    Su desinterés por España y su falta de valores le asemejan a una de esas nueces que parecen bien por fuera, pero que, cuando las abres, descubres que no hay nada más que unos restos resecos en su interior que no te puedes comer y que no sirven para nada.

    Así son Feijóo y su Partido popular. Huecos, vacíos, resecos y sin substancia.

  4. ROKER

    Yo fui uno de los que hemos huido de este PP falso que dijo y no hizo y no van a tener más mi voto.
    Ahora lo es para VOX que creo en ellos.

  5. Jandro

    En Madrid, el jueves Vox presentó la iniciativa para acabar con el adoctrinamiento de la ideología de género en las aulas de 0 a 6 años, con intervenciones extraordinarias de Alicia Rubio incluidas.

    Toda la izquierda votó en contra salvo el PP, que solo se abstuvo.

    En general, la gente ha calado al presidente nacional(ista) del PP rápidamente, pero a otros les cuesta darse cuenta de que en la capital tenemos a Isabel Díaz Feijóo.

Opina sobre esta entrada:

Debes iniciar sesión para comentar. Pulsa aquí para iniciar sesión. Si aún no te has registrado, pulsa aquí para registrarte.

El cinismo de este gobierno parece no tener límites, y está a la par de su colosal cara dura para exigir a otros lo contrario de lo que hace.

En la primera mitad de siglo XX, México vivió una ola de furibundo anticatolicismo promovido por el llamado Partido Nacional Revolucionario (PNR).

La invasión rusa de Ucrania ha llevado a dos países nórdicos tradicionalmente neutrales a pedir urgentemente su adhesión a la OTAN para protegerse de Rusia.

Ayer por la tarde, el Rey Emérito llegó al Aeropuerto de Vigo procedente de Abu Dabi, para a continuación trasladarse a la localidad de Sangenjo.

En España ya estamos acostumbrados a que el PSOE mienta, pero que lo haga muchas veces no significa que sus mentiras deban quedar sin respuesta.

En el mundo hay muchos cementerios de coches, pero ninguno es como éste que se puede ver cerca de la ciudad de Düsseldorf, en el oeste de Alemania.

Hoy se cumplen 12 semanas del inicio de la invasión rusa de Ucrania. Dentro de las abundantes pérdidas militares, hay un dato que llama mucho la atención.