Un templo del siglo XII, construido sobre una antigua iglesia visigótica

La Ermita medieval del Monte Santa Tecla

Sab 21·11·2015 · 17:25 2

El 12 de octubre estuve en el Monte Santa Tecla, y además de visitar su famoso castro galaico, pude entrar por primera vez en la Ermita de Santa Tecla, situada en la cima.

Crucero del Monte Santa Tecla
El castro galaico del Monte Santa Tecla

La Ermita está situada en el Pico de San Francisco, uno de los dos que tiene el Monte Santa Tecla (el otro, llamado Pico o Monte del Facho, tiene en lo alto unas antenas repetidoras). Según indica un documento del Arciprestzago de la Guardia, publicado en la web de la Diócesis de Tuy-Vigo, los documentos más antiguos que hay sobre la existencia de esta Ermita datan del siglo XII. La parte más antigua del templo, el presbiterio (es decir, el fondo de la iglesia), habría sido construida sobre otra ermita anterior, como se deduce de los vestigios visigóticos hallados en una excavación hecha en 1994. La Ermita perteneció al Monasterio de Santa María de Oya.

En el siglo XVI el templo fue alargado para dar cabida a la gran cantidad de fieles que acudían a él. En el siglo XVII, ante la intesabilidad que presentaba la Ermita, fue asesurada por medio de arcos y contrafuertes. En 1962 se reformó su interior, perdiendo el retablo mayor barroco, el mismo estilo de los dos que aún se conservan, dedicados a la Asunción (el retablo de la izquierda) y a San Francisco de Asís (el de la derecha, que podéis ver bajo estas líneas). Los dos retablos están fechados en 1705.

La última reforma se hizo en 1994, cambiándose el piso, arreglando el tejado y añadiendo un artesonado de madera. Además, se procedió a la restauración de los citados retablos y de las tablas del siglo XVII que decoran la pared posterior al altar, ambas procedentes del Monasterio de Oya: una representa a Nuestra Señora del Mar (a la izquierda) y la otra a San Pablo (a la derecha), de quien era discípula Santa Tecla.

El crucero situado en su exterior data de 1685, y como curiosidad, en el lugar que debía ocupar la Virgen (el que podéis ver en la siguiente foto), hay una imagen de San Francisco de Asís, que muestra la gran influencia franciscana del templo.

La Ermita cuenta con dos reliquias: una de Santa Tecla, donada por el Arzobispo de Tarragona en 1951, y un Lignum Crucis (es decir, un trozo de la Cruz en la que murió Jesucristo) donado por el Padre Salvado. El relicario de Santa Tecla es de madera recubierta de plata, con una base de madera, y es de finales del siglo XVIII. El relicario del Lignum Crucis tiene forma de custodia situada sobre un cofre.

Vinculada a esta Ermita está la Hermandad del Clamor, fundada en 1140 y cuyas constituciones fueron aprobadas por Pelayo Menéndez, entonces Obispo de Tuy. Esta Hermandad organiza cuatro celebraciones cada año: el Lunes de Pentecostés, dedicado al Espíritu Santo y a la Virgen del Mar; el Jubileo Penitencial del Voto a Santa Tecla, que originalmente se celebraba el lunes infraoctavo de la Asunción; la fiesta de Santa Tecla, el 23 de septiembre; y la fiesta de San Esteban, el 26 de diciembre. La celebración más renombrada es la del Voto, una tradición iniciada en 1355, un año que fue especialmente seco. A él asisten los hombres de las siete parroquias del Arciprestazgo de La Guardia: Santa María de La Guardia, San Lorenzo de Salcidos, La Visitación de Camposancos, Santa Marina de El Rosal, San Miguel de Tabagón, San Juan de Tabagón y San Bartolomé de Las Eiras. Los hombres empiezan el recorrido desde El Cancelón en dirección al Pico de San Francisco, precedidos por una cruz procesional, rezando el Santo Rosario y recorriendo el Vía Crucis. Una vez en la Ermita el Prior de la Hermandad oficia una Misa. El recorrido se inicia al atardecer del último sábado de agosto y las celebraciones concluyen antes de la medianoche, mostrando el relicario de Santa Tecla, que es besado por los devotos.

Santa Tecla es considerada como la abogada de la cabeza y del corazón. En la parte derecha del templo, junto a la imagen de la santa que se saca en procesión, muchos fieles han puesto exvotos muy variados como muestra de los favores concedidos por la intercesión de Santa Tecla. El día que visité la Ermita, la cuidadora del templo nos contó la historia de una devota portuguesa que había sufrido varios abortos, y pidió la intercesión de la santa para tener hijos. Tras aquella petición tuvo un niño y una niña. La devota ofreció a la santa los primeros pares de zapatos usados por los pequeños.

Como curiosidad, en el exterior del templo y pegado al muro que lo rodea hay una pequeña estela de homenaje a Póvoa de Varzim, localidad costera del norte de Portugal perteneciente al distrito de Oporto. La estela, colocada el 23 de septiembre de 1991, muestra una serie de “marcas poveiras”, una escritura tallada en madera usada por los marineros de Póvoa para comunicarse entre sí. Esos marineros, muy devotos de Santa Tecla, solían tallar esas marcas en la puerta de la Ermita como testimonio de su paso por allí. Hoy en día las antiguas puertas ya no existen, y esta estela busca dar testimonio de la devoción de aquellos marineros portugueses por la santa.

Podéis ver a continuación un pase con la serie de fotos de esta Ermita que he subido a mi cuenta de Flickr:

Bibliografía:

A guarda. Arciprestado de A Guarda-Tebra (PDF)
Jubileo Penitencial del Voto a Santa Trega: una tradición guardesa con 660 años de antigüedad, publiado en el blog Infogauda el 23 de agosto de 2015
Las marcas ‘poveiras’ de Santa Tegra, publiado el 8 de octubre de 2012 en el blog Lugares mágicos de Galicia

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 2.700

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Enlaces y trackbacks:

Comentarios:

  1. Jose Manuel Roson Perez

    SObre las marcas poveiras, creo que se asemejan màs a las antiguas “runas” escandinavas.

    Quizàs si se averiguara màs sobre las mismas, podrìamos sacar a la luz un aspecto desconocido sobre las mismas.-

    Atte. Jose Manuel Roson Perez – Buenos Aires – Argentina.- / 25/11/2015.-

  2. Pues sí, a fin de cuentas, tanto las marcas poveiras como las runas eran letras pensadas para ser talladas en madera.

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación. [Abrir emoticonos] [Configura tu icono personal]