El 70% de las partículas radiactivas emitidas por la central cayeron en ese país

Así es la Zona Muerta de Bielorrusia: la más restringida de todas las que rodean Chernóbil

Cuando se habla del accidente de la central nuclear de Chernóbil de 1986, mucha gente lo asocia con Ucrania. Sin embargo, ese país no fue el más afectado por aquella catástrofe.

Visitando la central de Chernóbil y la ciudad fantasma de Pripyat con Google Street View
Sobieskiego 100: el misterioso edificio soviético que permanece cerrado y vigilado en Varsovia

La antigua central nuclear está ubicada al norte de Ucrania, cerca de la actual frontera de ese país con Bielorrusia, la más cerrada de las antiguas repúblicas soviéticas y en la que más perviven los vestigios de la dictadura comunista. El 23% del territorio de Bielorrusia resultó afectado por la radiación. El 70% de las partículas radiactivas emitidas por la central durante el accidente acabaron en territorio bielorruso. Como consecuencia del desastre, 135.000 bielorrusos fueron evacuados de sus hogares y reubicados en otros lugares, y muchos se vieron afectados por la radiactividad.

Como consecuencia de la contaminación radiactiva, en la región de la ciudad bielorrusa Gomel la esperanza de vida se redujo en cinco años entre 1985 y 2000. En 1992, dos años después de su declaración de independencia, Bielorrusia invirtió el 20% de su presupuesto nacional en gastos relacionados con el accidente de Chernóbil. A día de hoy existen zonas de exclusión en dos grandes regiones del país, en el sur (entre la frontera ucraniana y Khoyniki) y en el este (entre la frontera con Rusia, desde Krytchaw hasta las inmediaciones de Gomel). En el siguiente mapa, elaborado por el grupo de exploradores urbanos holandeses Exploring the Unbeaten Path (lo he traducido al español), vemos las zonas de exclusión del norte de Ucrania y del sur de Bielorrusia:

En la actualidad, Bielorrusia es el país con más superficie dentro de la “Zona Muerta” provocada por el accidente. A diferencia de la zona de exclusión de Ucrania, que permite visitas de forma limitada, las zonas de exclusión de Bielorrusia están cerradas al turismo. A pesar de ello, el año pasado el citado de exploradores holandeses consiguió un permiso para acceder a la zona de exclusión más próxima a la frontera ucraniana y a la central de Chernóbil, acompañado por el grupo de exploradores bielorrusos Meridian28 y por militares de ese país. Publicaron su experiencia en este vídeo (está en holandés, con subtítulos en inglés):

Hay una cosa que me ha llamado la atención de este vídeo: los exploradores tocan un montón de objetos en las casas abandonadas. Desconozco los niveles de radiación que se encontraron en esos lugares en concreto, pero me sorprende que les hayan permitido tocar objetos abandonados en una zona de exclusión nuclear tan restringida, teniendo en cuenta que pueden estar contaminados.

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 3.700

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. Angel

    En Polonia hay organizaciones que realizan de vez en cuando viajes a la parte ucraniana de esta zona de exclusión. Una conocida mía fue allí la pasada primavera y las fotos son tremendas. Además, dentro de esa parte de la zona de exclusión también está lo que queda del “Duga-3”, el radar de alerta temprana que colocó allí la Unión Soviética para detectar lanzamientos de misiles desde la Europa del Oeste, conocido por la OTAN como “Woodpecker” por las interferencias que provocaba en las comunicaciones de Alemania, y la principal razón por la que la Unión Soviética se negó a aceptar ayuda internacional para sofocar el incendio de la central de Pripyat.

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.