El vicepresidente español sale en apoyo de una ideología tan vil como el nazismo

Los crímenes perpetrados por el comunismo al que defiende el ultraizquierdista Pablo Iglesias

Durante el siglo XX, el mundo sufrió los terribles efectos de dos ideologías totalitarias: el comunismo y el nacional-socialismo, ambas con muchos millones de víctimas.

El partido de dos ministros españoles llama a seguir el «ejemplo» de un dictador y genocida
Los más de 100 millones de muertos que causó el comunismo, divididos por países

Nazismo y comunismo iniciaron juntos la Segunda Guerra Mundial

El nacional-socialismo fue derrotado militarmente en 1945, y en el año siguiente, durante los Juicios de Nüremberg, salieron a la luz los innumerables crímenes cometidos por los partidarios de esa monstruosa ideología. El amplio rechazo que afortunadamente recibe el nazismo contrasta, lamentablemente, con la insistencia de muchos izquierdistas en blanquear a la otra gran ideología criminal del siglo XX: el comunismo. Se trata de toda una paradoja, pues la Segunda Guerra Mundial fue iniciada por Hitler y Stalin con su invasión conjunta de Polonia, acordada en el pacto secreto firmado por sus respectivas dictaduras en agosto de 1939, un pacto en virtud del cual se repartieron tanto ese país como Finlandia, Lituania, Estonia y Letonia, repúblicas que la URSS invadió entre 1939 y 1940.

Los efectos de la alianza entre nazis y comunistas

Los soviéticos rivalizaron con los nazis en criminalidad: prueba de ello es la masacre de 22.000 oficiales polacos en Katyn a manos del NKVD de Stalin, un crimen de guerra por el que nadie fue castigado. Hitler y Stalin mantuvieron su alianza hasta junio de 1941, cuando Alemania invadió la URSS. Fue una alianza tan estrecha que Moscú dio orden a los comunistas franceses de sabotear el esfuerzo bélico de su país en plena invasión alemana de Francia en 1940. Por esa misma razón, los Partidos Comunistas a las órdenes de Stalin no se unieron a los movimientos de resistencia de los países ocupados por los alemanes hasta que éstos invadieron la URSS. En el marco de la alianza entre esas dos potencias totalitarias, el NKVD soviético entregó a la Gestapo nazi a unos 4.000 judíos y comunistas alemanes que habían huido a la URSS.

Media Europa pasó de la tiranía nazi a la tiranía comunista sin poder elegir otra cosa

Al final de la Segunda Guerra Mundial, en algunos países la tiranía sólo cambió de color: media Europa pasó de estar bajo la dictadura nazi a estar bajo la dictadura soviética, sin que la URSS le diese la oportunidad de elegir un sistema democrático. Los comunistas llegaron a aprovechar un campo de concentración alemán para encerrar a polacos que habían combatido contra el nazismo, simplemente porque esos combatientes no obedecían las órdenes de Stalin. En varios países la “liberación” soviética consistió en una ola masiva de violaciones de mujeres y niñas por parte de los soldados del Ejército Rojo. A eso hay que unir el pillaje cometido por los soviéticos. Aún hoy en Polonia se conoce al Ejército de Stalin como “czerwona zaraza” (La plaga roja), por las atrocidades que cometieron en ese país.

Un sistema totalitario que ha matado a más de 100 millones de seres humanos

El comunismo instauró dictaduras allí donde conquistó el poder, estableciendo sistemas de partido único sin elecciones libres, en los que los derechos humanos eran sistemáticamente violados, y en los que más de 100 millones de personas fueron víctimas de sus políticas genocidas. Tomando los dogmas ideológicos de Marx y de Engels como referencia, e impulsando el odio de clase con el mismo fanatismo con el que el nazismo promovió el odio de raza, el comunismo se dedicó a perseguir, torturar y asesinar a científicos, a homosexuales, a huelguistas, a propietarios agrícolas, a disidentes políticos y a religiosos. Ningún otro sistema político ha dedicado tantos recursos a reprimir la libertad y a asesinar a millones de personas: en esto los comunistas ganaron por goleada a los nazis. Aún a día de hoy más de 1.500 millones de personas, es decir, la quinta parte de la humanidad, siguen sometidas a dictaduras comunistas (China, Corea del Norte, Cuba, Laos y Vietnam).

El Parlamento Europeo condenó los crímenes del comunismo: el PCE rechazó esa condena

El año pasado, el Parlamento Europeo condenó los crímenes del nazismo y del comunismo, recordando que “los regímenes nazi y comunista cometieron asesinatos en masa, genocidios y deportaciones y fueron los causantes de una pérdida de vidas humanas y de libertad en el siglo XX a una escala hasta entonces nunca vista en la historia de la humanidad”. La moción de condena también rechazaba “toda manifestación y propagación de ideologías totalitarias, como el nazismo y el estalinismo, en la Unión”. El Partido Comunista de España (PCE) rechazó esa condena, que considera una “equiparación de los crímenes del nazismo con los supuestos “crímenes del estalinismo”, según los términos utilizados en la resolución del Parlamento Europeo”. Llamar “supuestos” a los crímenes del estalinismo es un claro caso de negacionismo. Y lo peor es que dos ministros del Gobierno español pertenecen a ese partido.

Un vicepresidente del Gobierno español sale en defensa del comunismo

Teniendo en cuenta esto, resulta escandaloso escuchar la defensa que hizo ayer Pablo Iglesias del comunismo. El vicepresidente podemita del Gobierno español llegó a decir que considera “un honor” representar al PCE:

El siniestro historial del PCE a las órdenes de Stalin

Iglesias se refiere al mismo partido que estuvo implicado en crímenes de guerra como la Masacre de Paracuellos, en la que fueron asesinadas 5.000 personas por motivos políticos, incluidos 50 niños. Un crimen monstruoso por el que ningún dirigente del PCE ha pedido perdón hasta la actualidad. Es más: el año pasado Podemos acusó de “fascismo” a las víctimas de esa masacre, un insulto miserable por el que el partido de extrema izquierda todavía no se ha disculpado. Hay que decir que los crímenes del PCE no se dirigieron sólo contra católicos y derechistas: también colaboró en la represión de comunistas disidentes como los trotskistas del POUM, siguiendo los dictados de Stalin. También por orden de Moscú, e igual que otros Partidos Comunistas, el PCE justificó la invasión nazi-soviética de Polonia y la invasión soviética de Finlandia, difamando y calumniando a los países invadidos.

El PCE sigue defendiendo hoy a dictaduras y dictadores comunistas

Sé que alguien alegará que el PCE es en la actualidad un partido democrático. No es verdad. El PCE sigue apoyando a dictaduras comunistas como China, Vietnam y Cuba, y sus Juventudes incluso han apoyado a Corea del Norte. De hecho, el pasado 23 de abril el PCE ensalzó al primer dictador comunista, Lenin, cuyo régimen utilizó las más brutales torturas y fue responsable de la muerte de millones de personas por hambre y represión. Un partido así no debería ser legal, como tampoco debería serlo un partido nazi. Es el colmo que un gobernante español considere “un honor” defender a un partido totalitario como ése. Teniendo en cuenta esto, e igual que Pablo Iglesias equiparó el franquismo con el nazismo hace dos años, con mayor motivo cabe preguntarse: ¿qué país libre aceptaría ser gobernado por alguien que defiende el nacional-socialismo? ¿Y por qué aceptamos en España a un gobernante que defiende una ideología igual de criminal como es el comunismo?

Foto: Podemos.

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

NOTA: Debido al cambio de URL de http a https, algunos comentarios publicados antes del 9.2.2020 en el blog pueden haberse perdido. Lamento las molestias.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. Luis Carlos

    Que la izquierda nos pida el voto para salvarnos de la opresión de la oligarquía es como Jack el destripador presumiendo de combatir la violencia machista o el conde Drácula prometiendo salvarnos de la maldición de la momia.

    Tenemos el gobierno más mentiroso, incompetente y nefasto de la Historia moderna. Pocas veces un jefe tóxico ha conseguido hacer tanto daño desde los regímenes comunistas.

    Y encima se atreven a hablarnos como si tuvieran autoridad, como el director de un colegio regañando a un niño que se ha portado mal, como si la culpa siempre fuera de los demás y nunca suya, como si sólo nosotros fuéramos los que tuviéramos algo de lo que arrepentirnos o avergonzarnos.

    Ya no es tan fácil engañar al que ha comprobado sus malos frutos y ha abierto los ojos para darse cuenta de cómo intentan manipularnos emocionalmente apelando al miedo, orgullo, deseo, rencor, envidia, culpa o vergüenza, y como no tienen verdaderos argumentos frente al que sabe pensar por si mismo, intentan humillar, hundir, maltratar psicológicamente, al pobre que ose llevarles la contraria.

    Si este gobierno está comprando material sanitario a China, defectuoso y mucho más caro, para sacar tajada con las comisiones o por órdenes de superiores, entonces estamos ya en una narcodictadura satélite. A Pedro Sánchez no lo han echado todavía porque Venezuela les ha amenazado con tirar de la manta si echan a Podemos del poder.

    Hay una nueva serie “Conjura contra América” sobre una linea alternativa donde EE.UU se convierte en una dictadura. Esto es lo que está ocurriendo, un tirano en el poder como el protagonista de “Todos los Hombres del Rey”.

    Y aunque se vaya todo el daño a la economía va a tardar mucho en repararse, y parece que esto es lo que quieren aprovechar la miseria para comprar a precio de salvo.

    Y encima sabotear la gestión de la crisis sanitaria en las regiones donde no gobiernan para que la oposición no les deje en ridículo.

  2. Luis A. Recinos

    “Y por qué aceptamos en España a un gobernante que defiende una ideología igual de criminal como es el comunismo.”? Buena pregunta Elentir. ¿Por qué será?
    A propósito, excelente fotografía la que encabeza esta entrada. Esa expresión lo dice todo. ¿Cuánto tiempo más?

  3. Ula

    Jak porównamy zbrodnie Hitlera i Stalina to jest wielka różnica bo Stalin wymordował pięć razy więcej ludzi niż Hitler , Stalin jako pierwszy budował obozy koncentracyjne na Syberii i tam wysyłał ludzi na śmierć działo się tak już w latach dwudziestych XX wieku, oba te reżimy łączy ideologia komunistyczna.
    Komuniści do tej pory nie ponieśli żadnych konsekwencji ani nie zostali ukarani za swoje zbrodnie.
    Europa musi zorganizować Norymbergę dla komunistów.

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.