Casi 17.000 prisioneros murieron en este infierno blanco en Siberia

Norilsk: un paisaje postapocalíptico que albergó un Gulag con unos inviernos atroces

Si te gustan las ciudades pequeñas, Norilsk, con 178.000 habitantes, tal vez sería un sitio ideal para vivir, si no fuese por algunos detalles.

La Carretera de los Huesos: una fosa común del genocidio estalinista de 2.000 km de largo
Los túneles de Bernauer Strasse en Berlín: rutas subterráneas para huir del comunismo

Para empezar, Norilsk, fundada en 1920, es la ciudad de más de 100.000 habitantes más septentrional del mundo. Está situada en el krai de Krasnoyarsk, en el norte de Siberia y por encima del círculo polar ártico, así que es un sitio ideal para ver las auroras boreales. Tiene 45 días de noche permanente y está cubierto de nieve durante al menos 250 al año. Aunque en verano se han llegado a alcanzar temperaturas de 32ºC, lo cual no está nada mal, su temperatura media en enero y febrero es de -52,3ºC. Un invierno puramente atroz.

Para que nos hagamos una idea, entre 1935 y 1956 hubo en Norisk un Gulag en el que murieron casi 17.000 prisioneros debido a la fatiga, el frío y el hambre. La ciudad debe su construcción, en gran medida, al trabajo esclavo de los prisioneros de ese campo de concentración instalado por la dictadura comunista de Stalin, unos prisioneros que también eran sometidos a trabajos forzados en las minas de esa localidad, que suman en total 3.000 kilómetros de galerías. Entre los prisioneros del Gulag de Norilsk estuvo el sacerdote jesuita polaco Walter J. Ciszek, que relató su experiencia allí en su libro “Caminando por valles oscuros”.

Las condiciones era tan inhumanas que 16.000 prisioneros llegaron a protagonizar en 1953 la mayor y más larga rebelión de la red del Gulag soviético: duró 69 días y fue sofocada con la ejecución de 150 de los amotinados.

La triste historia de esa ciudad se completa con unos espeluznantes paisajes de aguas contaminadas por su industria pesada. Hace unos días, el explorador urbano ruso Kest Vladimirovich publicó un impresionante vídeo de Norilsk en su canal de Youtube Ninurta, en el que vemos escenas de aspecto postapocalíptico con trenes, vehículos y edificios abandonados en esa ciudad siberiana:

No te pierdas las novedades y contenidos que te interesan. Recibe gratis el boletín diario en tu correo electrónico:

Comentarios:

  1. Marcial

    Un lugar atroz, un infierno en el frío con demonios con la estrella roja en sus gorros. Algunos han contado cómo purgaron y murieron muchos allí: disidentes, prisioneros de guerra…
    En la película “Hasta donde los pies me lleven” se narra precisamente la evasión de un prisionero alemán desde el Ártico hasta Irán.

  2. Anacrusa

    Y Yolanda Díaz escribiendo la introducción al Manifiesto comunista.
    Qué gentuza. Qué sin vergüenza.

  3. wladimir

    estos..

    son los lugares que bien deberian conocer todos esos sujetos Social-Progres y aquellos nostalgicos por el viejo Comunismo…y ellos deberian saber que sus amadois y recordados “heroes” Republicanos tambien sufrieron en carne propia el terror del Gulag,al darse cuenta lo “bien” que se vive en un “paraiso” Comunista tal y como pretendieron crear en España con la Republica…

    ellos al ver lo atroz y terrible que era el Comunismo,entonces renegaron de el y su querido lider Stalin simplemente…a muchos de ellos los envio a los Gulags y otras temibles prisiones en la Union Sovietica….

    y porque no se seberia organizar un “tour” a los Gulags,a todos esos Social-progres a ver si les gusta lo que ven en estos sitios…

  4. FaramirGL

    Qué lugar de pesadilla. Como todo lo que construyen los comunistas, pero peor.

Opina sobre esta entrada:

Debes iniciar sesión para comentar. Pulsa aquí para iniciar sesión. Si aún no te has registrado, pulsa aquí para registrarte.

En la primera mitad de siglo XX, México vivió una ola de furibundo anticatolicismo promovido por el llamado Partido Nacional Revolucionario (PNR).

En el mundo hay muchos cementerios de coches, pero ninguno es como éste que se puede ver cerca de la ciudad de Düsseldorf, en el oeste de Alemania.

Hay muchos museos militares estatales en el mundo, pero también se pueden encontrar museos privados con contenidos muy interesantes.

En el mundo puedes encontrar faros de los más variados tipos en multitud de costas e islotes, pero donde uno no espera verlos es en mitad de un desierto.

En la historia de las infraestructuras hay construcciones hoy abandonadas y que nunca llegaron a cumplir el fin para el que fueron hechas.

Durante los años de la Guerra Fría, mucha gente vivió con temor el posible estallido de una guerra nuclear, pero no se descuidó la guerra convencional.

Aquí hemos visto muchas veces exploraciones de sitios que fueron escenarios de batallas hace años, pero nunca un lugar de un país que aún está en guerra.