Una de las defensas preparadas por ese país en la Segunda Guerra Mundial

Schafloch: un larguísimo y laberíntico búnker del Ejército Suizo con espectaculares vistas

Muchos países han utilizado fortines excavados en montañas como defensas en caso de una guerra. Uno de los países que más destacó en esa estrategia fue Suiza.

Un tenebroso búnker de la Guerra Fría que parece inspirado en el paso de Cirith Ungol
Un explorador urbano encuentra un tétrico túnel olvidado debajo del Castillo de Dover

Este país montañoso dispone de unas excelentes defensas naturales en caso de invasión. Durante la Segunda Guerra Mundial, el Ejército Suizo preparó fortines en esas zonas montañosas para hacer frente a una hipotética invasión alemana. Una de esas defensas fue preparada cerca de Sigriswil, en el cantón de Berna, en el centro de Suiza, en una red de cuevas naturales conocidas como Schafloch (Agujero de Oveja, en alemán). Esta red de cuevas fue formada por el hielo en el interior de una montaña. El general Guillaume-Henri Dufour las exploró en septiembre de 1822, redactando un informe sobre ellas.

Durante la Segunda Guerra Mundial, el Ejército Suizo amplió las cuevas de Schafloch para convertirlas en un formidable búnker, equipándolas con puestos para ametralladoras. La red de túneles, de unos 800 metros de largo y situada a 1.780 metros sobre el nivel del mar, atravesaba la montaña de Sigriswilgrat. Tras la guerra, el búnker quedó abandonado pero hoy es visitable, aunque el acceso no es apto para personas que sufran vértigo, como podéis ver en la imagen que encabeza esta entrada.

Eso sí, Schafloch es, sin duda, uno de los fortines con más bellas vistas de Europa, ya que desde varios sitios da paso a la ladera de la montaña, mostrando unas bellas imágenes de los Alpes. El año pasado un youtuber suizo recorrió ese búnker, publicando el vídeo en el canal RedMedia. Las imágenes son espectaculares, sólo falta que aparezca un Balrog:

No te pierdas las novedades y contenidos que te interesan. Recibe gratis el boletín diario en tu correo electrónico:

Comentarios:

  1. wladimir

    interesante…

Opina sobre esta entrada:

Debes iniciar sesión para comentar. Pulsa aquí para iniciar sesión. Si aún no te has registrado, pulsa aquí para registrarte.

En el mundo puedes encontrar faros de los más variados tipos en multitud de costas e islotes, pero donde uno no espera verlos es en mitad de un desierto.

En la historia de las infraestructuras hay construcciones hoy abandonadas y que nunca llegaron a cumplir el fin para el que fueron hechas.

Durante los años de la Guerra Fría, mucha gente vivió con temor el posible estallido de una guerra nuclear, pero no se descuidó la guerra convencional.

Aquí hemos visto muchas veces exploraciones de sitios que fueron escenarios de batallas hace años, pero nunca un lugar de un país que aún está en guerra.

Los españoles somos muy afortunados de vivir en un país con unos paisajes tan espectaculares, y es de agradecer que un extranjero sepa apreciarlos.

España es un país con un amplísimo patrimonio arquitectónico, pero tristemente, una gran parte de él ha acabado abandonado y en ruinas.

Durante la Guerra Fría, en varios países de Europa se utilizaron lo que parecían casas civiles como una forma de enmascarar instalaciones militares.