El exvicepresidente y exjefe de Podemos exhibió su cinismo en la Cadena SER

Will Smith, la hipocresía de Pablo Iglesias, los «códigos morales patriarcales» y Vox

Tengo que confesar que no seguí la ceremonia de entrega de los premios Oscar. Ni siquiera me he molestado en informarme de qué películas fueron las premiadas.

Podemos justifica sin rodeos las agresiones contra Vox en Vallecas: «han ido a provocar»
Un diputado, un policía y varios seguidores de Vox, heridos por la ultraizquierda en Vallecas

Aunque me gusta el cine, creo que esa ceremonia se ha convertido en un monumento a la superficialidad, y a decir verdad, hace ya años que no decido qué película merece la pena ver fijándome en las estatuillas que ha obtenido. Como mucha gente, sí que vi la bofetada de Will Smith a Chris Rock, después de que éste hiciese comentarios chistosos sobre la alopecia de su mujer.

Pablo Iglesias atribuye la reacción de Smith a «códigos morales patriarcales»

Sobre este incidente se han hecho innumerables comentarios. Ayer, en la Cadena SER, Pablo Iglesias atribuyó ese bofetón a que los hombres somos educados en “códigos morales patriarcales”, y se mostró abiertamente crítico con Smith y con su reacción a ese comentario chistoso:

Lo que dijo Iglesias cuando matones de ultraizquierda agredieron a miembros de Vox

El problema para el exvicepresidente del gobierno es que existen las hemerotecas. Hace menos de un año, el 7 de abril de 2021, se vieron en Vallecas escenas mucho peores que la de los Oscars, cuando matones de ultraizquierda agredieron a miembros de Vox y a policías en Vallecas, hiriendo a un diputado y a varias personas más. Por si alguien no se acuerda, aquí van un par de vídeos de lo ocurrido:

Unas semanas después, dos empleados de Podemos fueron identificados entre los agresores:

Escuchando ayer a Pablo Iglesias en la SER, cualquiera diría que en su momento se mostró también muy crítico con las agresiones cometidas por esos matones de ultraizquierda. Pues no. Recurriendo al viejo argumento de la minifalda, el entonces vicepresidente del gobierno justificó las agresiones acusando a los agredidos de “provocar”, convirtiéndose así en el primer miembro de un gobierno de España que justifica agresiones contra miembros de la oposición en todos los años que llevamos de democracia.

En los minutos siguientes, dos ministras de Podemos, Irene Montero e Ione Belarra, se sumaron a esa justificación de las agresiones, recurriendo al mismo argumento de la minifalda y acusando a los agredidos de “provocar”:

Podemos y su propensión a la violencia

La actitud de los dirigentes de Podemos no es algo excepcional. Un año antes Pablo Iglesias había amenazado a Vox desde la tribuna del Congreso. Además, en junio de 2020, y en un abierto desafío a la Justicia, Iglesias nombró portavoz de Podemos a una condenada por agredir a dos funcionarias de la Policía Municipal de Madrid. Dos meses más tarde, Podemos amenazó con hostigar al Rey y a los empresarios. En septiembre de 2020, Podemos apoyó una algarada de ultraizquierda en la que se agredió a pedradas a agentes de Policía. Y podría poner más ejemplos, pues si algo ha demostrado ese partido de ultraizquierda desde su fundación es su propensión a la violencia.

El ADN comunista del partido de extrema izquierda

¿Son los “códigos morales patriarcales” los que llevaron a Pablo Iglesias y a Podemos a justificar agresiones contra sus rivales políticos por el mero hecho de discrepar? Para nada. A los hombres no nos educan para abusar de la violencia. En todo caso, se nos educa para que defendamos a los más vulnerables, incluso aunque eso implique un riesgo para nosotros, algo que Pablo Iglesias ha demostrado no entender ni por asomo cuando ha pretendido que los ucranianos se rindan ante quienes han invadido su país y están matando a sus mujeres e hijos.

Es el comunismo el que históricamente ha considerado válido el uso de la violencia, e incluso del asesinato, para liquidar a sus oponentes. Y Podemos es un partido esencialmente comunista, por mucho que intente disfrazar esa condición cambiando el rojo por el morado. En un país civilizado y democrático, las diferencias entre personas -desde las ideológicas a las motivadas por bromas de mal gusto- se resuelven por medio de la palabra o, en su defecto, de los tribunales. Por el contrario, el comunismo, al igual que el fascismo, considera que la violencia es un método válido para anular a sus rivales y para hacerse con el poder. Lo más que puede hacer el hipócrita de Pablo Iglesias ante lo ocurrido en los Oscars es acusar a Will Smith de actuar como lo haría un matón de Podemos contra cualquier persona que no opine como ese partido comunista.

Foto: Europa Press.

No te pierdas las novedades y contenidos que te interesan. Recibe gratis el boletín diario en tu correo electrónico:

Comentarios:

  1. wladimir

    ciertamente…

    estos sujetos social-progres de Podemos son muy cinicos…hablan de “codigos morales patriarcales” y al mismo tiempo ejerzen actitudes agresivas contra sus enemigos declarados….

    bien puede ser que esto esta en su ADN Comunista….en fin ellos han sido asi desde su origen…

  2. JuanM

    Está claro, atendiendo a los hechos, que es una evidencia que quienes deben ser reeducados en el respeto y “extirparles las conductas heteropatriarcales” son los podemitas i en general la izquierda y los nazionalistas vascos, catalanes o gallegos, pues exhiben en sus manifestaciones todo un abanico de agresiones, violencia e insultos.

    No hemos visto aún contenedores quemados ni agresiones a los policías en las manifestaciones ni de VOX ni de, por ejemplo, las marchas provida.

  3. Jandro

    Pues a mí me parece que lo que tuvo Will Smith es el comportamiento del perfecto aliade que piensa que las mujeres necesitan lo mismo una cuota, que una ley discriminatoria, que un guantazo a un insensible graciosete que se ha metido con ellas. Todo se basa en la misma idea: que la mujer es un ser inferior, una damisela en permanentes apuros que necesita ayuda para todo.

  4. FaramirGL

    La esencia del socialismo es la mentira. Pablo Iglesias vive en la mentira, por la mentira y para la mentira.

    Lo que dice no tiene ningún valor, igual que él. Es escoria, lo que sobra, lo que se desprecia, lo que nadie quiere porque no aporta nada.

    Comunista, en una palabra.

Opina sobre esta entrada:

Debes iniciar sesión para comentar. Pulsa aquí para iniciar sesión. Si aún no te has registrado, pulsa aquí para registrarte.