Inaugurado en 1839, en él se rodaron escenas de 'Los crímenes de Grindelwald'

Highgate: el exótico y lóbrego cementerio en el que descansan 170.000 vecinos de Londres

Uno de los cementerios más famosos del Reino Unido se encuentra en la ciudad de Londres y es conocido por su arquitectura exótica de estilo victoriano.

Lychakiv: un bello lugar de Ucrania en el que ya nadie puede hacer daño a sus habitantes
Colma, la Ciudad de las Almas: una localidad que tiene mil vecinos muertos por cada vivo

Inaugurado el 20 de mayo de 1839, el Cementerio de Highgate surgió como una necesidad de salud pública. A comienzos del siglo XIX Londres tenía en torno a un millón de habitantes, y los enterramientos se hacían en cualquier lugar en el que hubiese espacio, incluso entre casas, tabernas y tiendas. Esto provocó un serio problema debido al mal olor y el hacinamiento de esas tumbas, como señala Justin Bickersteth en la web oficial de Highgate.

Por ello, el Parlamento Británico aprobó la construcción de una serie de cementerios en la ciudad, que fueron conocidos como los “Siete Magníficos”: Kensal Green (1833), West Norwood (1836), Highgate (1839), Abney Park (1840), Brompton (1840), Nunhead (1840) y Tower Hamlets (1841).

El Cementerio de Highgate recibe su nombre al hecho de haber sido construido en la zona londinenses de Highgate Village. Stephen Geary fue su arquitecto, mientras que James Bunstone Bunning se encargó de las labores de topografía y David Ramsey diseñó sus jardines.

El día de su inauguración, el obispo anglicano de Londres, Charles James Blomfield, dedicó el cementerio a Santiago. Seis días después se llevó a cabo el primer entierro: el de Elizabeth Jackson, de 36 años.

El cementerio se diseñó con el exótico estilo arquitectónico de moda en la época victoriana, muy influenciado por el antiguo Egipto. De hecho, en su interior se construyó una “Avenida Egipcia” (sobre estas líneas), que conduce al llamado “Círculo del Líbano”, otro espacio que debe su nombre al hecho de haber sido construido en forma de anillo en torno a un antiguo cedro del Líbano.

Este Círculo del Líbano (sobre estas líneas) se hizo famoso hace unos años por una película, ya que allí se rodaron algunas escenas de “Animales fantásticos: los crímenes de Grindelwald” (2018).

Highgate es conocido por sus bellas estatuas funerarias, esculpidas con el estilo romántico de la época. Podéis ver aquí algunos ejemplos.

Al resultar muy rentable (el cementerio se hizo pensando en atraer a las grandes fortunas de la ciudad), Highgate se amplió en 1854, extendiéndose hacia lo que ahora se conoce como East Cemetery (Cementerio del Este), inaugurado en 1856. Como ya había ocurrido con el West Cemetery (Cementerio del Oeste), como se conoce ahora a la parte más vieja, la primera persona sepultada en el East Cemetery fue una mujer: Mary-Anne Webster, de 16 años, fallecida el 12 de junio de 1860.

Uno de los sepultados en el Cementerio del Este fue el boxeador Tom Sayers (1826-1865), cuya tumba podéis ver sobre estas líneas. El perro mastín de Sayer, llamado Lion, que siempre había sido muy fiel a su dueño, acompañó silencioso al ataúd del boxeador hasta su sepultura, lo que causó la impresión del numeroso público que asistió al entierro. Lion fue inmortalizado con sus propia estatua funeraria junto a la tumba de su dueño.

Una de las tumbas más famosas de este cementerio es la de Karl Marx, ideólogo del comunismo, fallecido en 1883. En su tumba descansan también los restos de su esposa, su hija y su nieto. Sobre la tumba hay un gran busto del ideólogo comunista, un detalle que curiosamente era típico de los más ricos.

Con la llegada del siglo XX empezó una lenta decadencia de este cementerio, que se acentuó tras la Segunda Guerra Mundial. Muchas tumbas quedaron abandonadas y el cementerio se fue deteriorando, hasta que en 1960 la compañía propietaria, la London Cemetery Company, se declaró en quiebra, siendo adquirida por la United Cemetery Company.

La falta de fondos acabó obligando a cerrar el cementerio en la década de 1970. Las tumbas se cubrieron de maleza y el cementerio se convirtió en una triste y lóbrega sombra de su espléndido pasado, hasta que se hizo cargo de él una sociedad, The Friends of Highgate Cemetery, que se decididó a restaurarlo. Hoy en día, el cementerio se ha convertido en un destino turístico, aunque en él se siguen celebrando entierros. Actualmente descansan allí unos 170.000 vecinos de Londres.

En este vídeo de Watched Walker puedes ver un paseo de una hora y 40 minutos por el interior de este exótico cementerio:

Fuente de las fotos: highgatecemetery.org.

No te pierdas las novedades y contenidos que te interesan. Recibe gratis el boletín diario en tu correo electrónico:

Comentarios:

  1. wladimir

    interesante….

Opina sobre esta entrada:

Debes iniciar sesión para comentar. Pulsa aquí para iniciar sesión. Si aún no te has registrado, pulsa aquí para registrarte.