El PP gallego apoyó textos con el mismo sectarismo izquierdista que esa ley

Las cosas que Feijóo apoyó en Galicia y que empañan su anuncio sobre la ley de amnesia

Hay promesas de algunos partidos políticos que sólo se pueden acoger con una gran dosis de excepticismo. Un ejemplo es la que hizo ayer Alberto Núñez Feijóo.

La gran lección de historia de Francisco José Contreras contra la ley de amnesia del PSOE
Así es como el PP adoctrina en la ideología de género a niños en los colegios de Galicia

Feijóo dice que derogará la ‘ley de memoria democrática’ del PSOE

La web del PP ha titulado así esa promesa: «Feijóo se compromete a derogar la “mal llamada” ley de memoria democrática y a trabajar para hacerlo con el apoyo del “próximo PSOE”». Es decir, que quiere que el PSOE le ayude a derogar la ley que el propio PSOE está promoviendo para imponer su sectaria visión de la historia y tapar los hechos más oscuros de su pasado, una ley de amnesia en toda regla. Y si el PSOE decide no ayudarle, ¿qué hará Feijóo?

La promesa que hizo Feijóo en 2009 y que traicionó tras ganar las elecciones

Repasemos los precedentes. En las elecciones gallegas de 2009 Feijóo prometió “libertad lingüística” a los gallegos, después de que el gobierno bipartido del PSOE y del BNG pretendiesen discriminar el español en los centros educativos de Galicia. Nueve meses después, ya en la Xunta, Feijóo rompió su promesa: no implantó la libertad lingüística, sino el llamado “trilingüismo”, en el que los políticos siguen decidiendo por las familias la lengua de escolarización de sus hijos (en este caso tres lenguas: español, gallego e inglés).

El dirigente del PP gallego no se limitó a traicionar su promesa, sino que además Feijóo equiparó la libertad lingüística con el Apartheid sudafricano, a pesar de que ese régimen racista precisamente basó su política lingüística en la imposición, y fue precisamente su caída lo que permitió instaurar la libertad lingüística en Sudáfrica. Añadamos a esto que desde el PP gallego y sus medios afines se inició una campaña de desprestigio contra Galicia Bilingüe, la asociación que defendía la libertad lingüística y que denunció el engaño de Feijóo.

El PP no derogó ninguna de las leyes ideológicas de Zapatero

Por otra parte, en 2011, cuando Mariano Rajoy obtuvo una amplia mayoría absoluta con el lema “Súmate al cambio”, el PP no derogó ni una sola de las leyes ideológicas promovidas por el PSOE durante el mandato de Zapatero, ni siquiera la hoy vigente “ley de memoria histórica” de 2007, igual de sectaria que la de Sánchez. Así mismo, el año pasado el PP se negó a derogar la también sectaria “ley de memoria” impuesta por la izquierda en Andalucía.

La sectaria declaración institucional que apoyó Feijóo en Galicia en 2016

Pero si alguien alberga dudas, le basta con leer esta declaración institucional aprobada por el Parlamento de Galicia el 18 de julio de 2016, con motivo del 80º aniversario del inicio de la Guerra Civil Española (copio la traducción automática al español que figura en la web de dicho Parlamento):

Declaración institucional del Parlamento de Galicia al se cumplir 80 años del golpe de estado del 18 de julio de 1936

El Parlamento de Galicia, al se cumplir el 80 aniversario de los trágicos acontecimientos que provocaron la Guerra Civil y la posterior dictadura franquista, quiere reiterar su condena al golpe de estado perpetrado por Franco el 18 de julio de 1936, al régimen dictatorial consecuencia de este golpe de estado y a los crímenes y represiones ejercidos sobre las personas vencidas.

Asimismo, el Parlamento de Galicia reitera la importancia de proseguir con las acciones dirigidas a recuperar y dignificar la memoria de las víctimas de la represión ejercida en la Guerra Civil y durante el franquismo, eliminar los símbolos, las denominaciones y las referencias franquistas de calles y edificios públicos, así como a colaborar en la identificación de los desaparecidos y enterrados en fosas comunes durante la dictadura franquista.

Santiago de Compostela, 18 de julio de 2016

En esa declaración no se dedica ni una palabra sobre los crímenes del bando republicano, entre ellos la brutal persecución religiosa desatada por la izquierda (con el asesinato de 13 obispos, 4.184 sacerdotes, 2.365 religiosos y 283 religiosas, muchas de ellas, además, violadas) y el asesinato de 5.000 presos políticos (incluidos 50 niños) en la masacre de Paracuellos. El texto tampoco incluía ni una sola petición a retirar las calles, plazas y monumentos dedicados a criminales de guerra del bando republicano, criminales como Carrillo (responsable de la citada masacre de Maracuellos), Nelken y Companys.

Ese texto, apoyado por el PP y por Feijóo, reafirmaba la visión izquierdista de una guerra entre buenos y malos: los buenos serían los del bando republicano, cuyos crímenes se ocultan sin más, y los malos serían los de la otra mitad de España, los que se negaron a dejarse masacrar como corderos por la misma izquierda que el 13 de julio de 1936, unos días antes del inicio de la guerra, asesinó a José Calvo Sotelo, uno de los líderes de la oposición de derechas.

En 2021 el PP gallego apoyó otra iniciativa sectaria de los separatistas

Así mismo, en octubre del año pasado, el PP apoyó una iniciativa del BNG -los socios gallegos de Bildu- en el Parlamento gallego, acordando “organizar un homenaje a las víctimas gallegas del franquismo, contando con la participación de las asociaciones de memoria histórica y las víctimas”. La iniciativa apelaba en su título al “Día de la Galicia Mártir”, un nombre inventado por el separatismo para vender su propia lectura sectaria de la Guerra Civil Española. Nuevamente, el texto olvidaba a los asesinados por la izquierda, empezando por el citado José Calvo Sotelo, que era de Tuy (Pontevedra). Visto lo visto, ¿qué motivos hay para creer que el PP hará algo distinto a lo que viene haciendo en los últimos años?

Foto: Partido Popular.

No te pierdas las novedades y contenidos que te interesan. Recibe gratis el boletín diario en tu correo electrónico:

Comentarios:

  1. wladimir

    esto es de esperarse…

    de un Partido como este…. l PP gallego apoyó textos con el mismo sectarismo izquierdista que esa ley….

    Feijóo dice que derogará la ‘ley de memoria democrática’ del PSOE…quien puede creerle esto?…esto es si es posible que ocurra,asi es como actua…La promesa que hizo Feijóo en 2009 y que traicionó tras ganar las elecciones…

    Que el PP no derogó ninguna de las leyes ideológicas de Zapatero…claro siendo un partido tan poco creibla…dicen una cosa y hacen otra… La sectaria declaración institucional que apoyó Feijóo en Galicia en 2016….

    no me extraña de ellos…La sectaria declaración institucional que apoyó Feijóo en Galicia en 2016…y como siempre…En 2021 el PP gallego apoyó otra iniciativa sectaria de los separatista….

    en conclusion…el Partido Popular y Nuñez Feijoo no son sujetos de credibilidad alguna….siempre uno de ellos puede esperar cualquier cosa…

  2. JuanM

    Feijóo, como Pedro Sánchez, nos toma por imbéciles. Ciertamente el que le vota, a estas alturas ya no se puede decir que es un confiado, un votante que cree que el PP es oposición al PSOE, que es la alternativa, no.

    El votante del PP es simplemente lo que Feijóo y antes Casado y mucho antes Rajoy, han pensado de los españoles todos: que somos infantiles, que necesitamos de ellos para no perdernos en la vida y que nadie más que ellos saben lo que necesitamos, en una palabra: que somos imbéciles. ALLÁ LA CONCIENCIA DEL QUE VOTA AL PP y allá la conciencia de los gerifaltes de la CEE, que son en primera instancia quienes están contribuyendo a difundir esa falsa imagen del PP, un partido ya claramente abortista, pro LGTBI, y pro Memoria Histórica por mucho que éste payaso nos diga que con el futuro PSOE la va a derogar.
    ¡Hay que ser imbécil de remate para creerse a este tipo que en su pequeño reino a hecho exactamente lo mismo que el nazionalismo catalán!

  3. FaramirGL

    Del socialista Feijóo, tan mentiroso como Sánchez, Zapatero y Rajoy, no se puede ni se debe esperar NADA.

    Que el PP y el PSOE se fusionen y dejen de hacer el paripé de que son adversarios, cuando son la misma porquería. Están compitiendo por repartirse cargos, poder y dinero, simplemente.

  4. Martin Doncel

    Cuando se van a enterar en el PP de que el Alzamiento Nacional del 18 de julio no fue un “golpe de estado perpetrado por el general Franco”. Cuando se van a enterar de que, como millones de españoles de su tiempo, Franco “se unió” a una rebelión cívico-militar que otros estaban preparando y que otros dirigían, Y que, como Gil Robles diría años después, lo hizo formando parte de aquella “media España [que] no estaba dispuesta a morir” a manos del las milicias socialistas, comunistas, anarquistas y separatistas, que desde mucho antes de la guerra dirigían su violencia criminal contra todos aquellos ciudadanos de bien que ellos señalaban como enemigos de “la revolución”,
    Efectivamente, alrededor de febrero del 36, se celebraron varias reuniones conspiratorias. En algunas de aquellas reuniones participó Franco, que se mostró contrario a un pronunciamiento, al considerar que no se daban las circunstancias que lo justificaran y en todas ellas manifestó, expresamente, su negativa a tomar parte en cualquier iniciativa de ese tipo.
    Estas reuniones estaba siendo organizada por el general Mola, el cual se puso en contacto con todos los elementos civiles y militares que, creía, podían apoyar una acción de fuerza contra el gobierno del Frente Popular. A todos se les dijo que se formaría un gobierno de concentración nacional que sería encabezado por el prestigioso general Sanjurjo, jefe máximo de la rebelión. Precisamente, en una de aquellas ocasiones en las que se comunicó a Sanjurjo la negativa de Franco a participar en el alzamiento, el bilaureado general pronunció su célebre frase “Con franquito o sin franquito, salvaremos a España”.
    El fracaso del Alzamiento del 18 de julio, llevó a España a la guerra, formándose en el lado rebelde la llamada Junta de Defensa Nacional, que dirigió la vida civil y las operaciones militares en el bando alzado hasta finales de septiembre. En el seno de dicha Junta, existían dos corrientes sobre la forma de dirigir la que ya se vislumbraba como una guerra larga. Por una parte, los partidarios de una dirección colegiada, encabezados por el general Miguel Cabanellas, y por otra, los que defendían el nombramiento de un mando único, defendida, entre otros, por el general Kindelán. Esta última, fue la opinión que finalmente se impuso en la reunión que se celebró en la finca salmantina del ganadero Pérez Tabernero a finales de septiembre 1936, resultando elegido para tal responsabilidad, el general Franco, cuando España llevaba ya más de dos meses en guerra. Su nombramiento fue acogido en el bando nacional con innumerables manifestaciones de entusiasmo. Franco era conocido y reconocido por muchos españoles por su heroica participación en la guerra de África, por su exitosa labor al frente de la innovadora Academia General Militar o por su brillante actuación en Asturias aplastando el golpe de estado socialista de 1934. Muchos respiraron con alivio al tener noticia de su nombramiento, creyendo que, ahora sí, se abría una vía decisiva en el camino para ganar la guerra.

  5. ROKER

    No va a derogar ninguna ley, si acaso las modificara a su gusto.

Opina sobre esta entrada:

Debes iniciar sesión para comentar. Pulsa aquí para iniciar sesión. Si aún no te has registrado, pulsa aquí para registrarte.